¿Cómo hacer un cultivo de marihuana sostenible?

Demian Jara
14 Jan 2023

Para lograr un cultivo de cannabis sostenible y amigable con el medio ambiente hay que disminuir el consumo eléctrico, evitar el CO2, hacer un buen manejo del agua, buscar los fertilizantes correctos, usar el compost y humus del hogar y sobre todo ser consciente de que el planeta nos precisa y nosotros a él. Seamos parte de la solución y no del problema.


Cultivo cannábico sustentable: luces LED

El consumo de energía eléctrica es uno de los grandes problemas del cultivo de cannabis y su sustentabilidad. Tanto los aparatos necesarios del cuarto de cultivo como las luces consumen grandes cantidades de energía. En el caso de la industria del cannabis su contaminación es altísima y nadie debería olvidar ese dato.

En el hogar podemos optar por aparatos que tengan la mayor eficiencia energética posible, es decir que consuman lo menos posible. También es importante que nuestra sala o carpa de cultivo esté correctamente aislada térmicamente. También conviene usar los equipos de aire acondicionado a temperatura y humedad parecida al ambiente (y sus fluctuaciones) para no forzar su consumo. Lo mismo con los ventiladores, no es necesario forzarlos al máximo y darle un respiro espaciados de unas horas diarias a la planta no creará inconvenientes. El uso de paredes reflectoras ayuda a maximizar el gasto de energía.

Las luces LED son las que menor consumo tienen por lo menos hasta que vengan otras tecnologías, por ahora lejanas, como la fibra óptica que acumula luz solar y la dispensa. El uso de paneles solares o molinos de viento también es una salida sustentable.

Cultivo de marihuana sostenible: agua y suelo

En los sistemas de cultivo con agua la reutilización del agua es óptima. Aunque a veces la carga de nutrientes puede ser elevada para su disposición final. Y no hay una salida para este tema.

El asunto de los fertilizantes es grave. Muchas veces los cultivadores abusan porque no saben que deben usar y revientan el suelo. Para una buena retención de agua no olvides usar perlita y vermiculita que mejoran la disponibilidad de agua en el sustrato.

En los cultivos de exterior el agua de lluvia, que siempre es la mejor para el reino vegetal, es más que bienvenida. Se pueden hacer desagües y reservorios para acumularla, por ejemplo, de los techos. Algunos sistemas de riego automático optimizan y mucho la cantidad de agua empleada. También los sistemas de cultivo vertical.

Es claro que los sistemas para mejorar la floración con dióxido (CO2) de carbono están desaconsejados por motivos obvios. Para mejorar la floración y el vegetativo busca fertilizantes naturales como el guano, el humus de lombriz, harinas de pescado, sangre, hueso, melazas, tés, entre otros.

El compostaje reduce la huella global de carbono de tu hogar y también la del fabricante de compost o humus. Al hacerlo en casa se reducen los gases de efecto invernadero que salen de los basurales industriales. La reutilización del sustrato también es una buena idea.

El cannabis ha sido vendido como un cultivo amigable con el medio ambiente. Y ya muestra resultados para descontaminar suelos, hacer rotación de cultivos mejorando la tierra y para reducir la huella de carbono en la industria de la construcción. No hagamos de la marihuana otro problema para el ambiente, que ya tiene varios. Seamos parte de la solución.

D
Demian Jara