La jardinería orgánica privilegia la biodiversidad llevándose las plagas

Soft Secrets
05 Feb 2018
Con el calor y la floración se vienen las plagas así que preparamos una larga lista de remedios preventivos o curativos para la lucha biológica orgánica. Macerados, purines, decocciones, infusiones, caldos, cerveza, ajo, tabaco, neem, cola de caballo, ortiga, salvia, romero, albahaca, lavanda y otros productos naturales harán del control de plagas un aliado en tu cultivo orgánico. Cuidando el medio ambiente cuidamos nuestro cultivo.  Por Nico Vaia   La mejor defensa contra las plagas y las enfermedades que sufren los cultivos es el diseño de ambientes productivos con buena biodiversidad. Por ejemplo, la asociación de ciertas especies de cultivos reduce el riesgo de ser atacado por plagas y enfermedades, generando condiciones no aptas (repelencia) para los insectos en sus distintos estados de desarrollo. Asimismo, la asociación de cultivos favorece a las poblaciones de organismos benéficos que sirven como control o barrera natural para los organismos nocivos. Sin embargo, cuando trabajamos en espacios altamente modificados, como por ejemplo el cultivo interior, o nos enfrentamos a importantes niveles de degradación del suelo, debemos realizar un manejo sostenible de plagas y enfermedades. El manejo sostenible de plagas y enfermedades busca aplicar un conjunto de prácticas integrales a los cultivos que tiene como propósito mantener la población de insectos plaga en un nivel que no sea perjudicial para el cultivo. Estas prácticas incluyen el uso de variedades resistentes, plantas trampa y repelentes. Asociar los cultivos es una muy buena manera de mantener a tus pequeños enemigos bajo control. Recuerda que es de vital importancia conocer su ciclo biológico, cuáles son sus enemigos naturales, en qué etapa del desarrollo se produce el daño y cuándo es más susceptible al ataque, de manera que usemos medidas preventivas y hagamos controles eficaces. La alimentación con productos orgánicos (compost, humus de lombriz, harina de huesos, bokashi, trichodermas, tierra de diatomeas), favorece el desarrollo vital de la planta, protegiéndola de futuras enfermedades mientras que la nutre para un sano y vigoroso crecimiento. Una buena dosis de trichodermas en el sustrato evita los habituales hongos de raíces. También estimula el desarrollo de insectos benéficos y, en general, a mantener o restablecer el sano equilibrio natural.

Plagas

El desequilibrio de un ecosistema da lugar al surgimiento de plagas que se definen como una población de organismos que al crecer en forma descontrolada causan daños y trasmiten enfermedades a las plantas, animales y al hombre.

Enemigos naturales de las plagas

Son todos los seres vivos, sean plantas, animales, hongos, bacterias y/o virus, que actúan como controladores de la población de insectos plagas, se alimentan de ellos, los parasitan o los enferman. Un ejemplo son los insectos llamados mariquitas o vaquitas de San Antonio que se alimentan de pulgones y avispitas que parasitan una gran diversidad de plagas de tu huerto. Estos controladores biológicos atacan a esos organismos nocivos que son las plagas y enfermedades que golpean a las plantas del cannabis ocasionándoles daños parciales y hasta su muerte.

Principales plagas

Un ecosistema es el conjunto de seres vivos que ocupan un espacio y que interactúan entre si y con su medio ambiente natural o modificado. Existen ecosistemas de diferentes tamaños y características. El planeta Tierra es el ecosistema más grande que tenemos y alberga varios ecosistemas de menor tamaño como las selvas, altiplanos y valles que están formados por ecosistemas más reducidos como las montañas, ríos y etcétera. Así que considera a tu amado cultivo como un ecosistema que debes atender con suma atención y prolijidad. Como jardinero debes tener todas las herramientas a mano para actuar en tiempo y forma, si duermes la siesta las plagas te visitarán y no darán tregua.

Insectos chupadores

Los más comunes son los pulgones, chinches, cochinillas, trips, mosca blanca y cigarras. Suelen atacar chupando la savia originando heridas que no solo marchitan y secan a la planta, sino también suelen transmitir virus y las vuelven más propensas a enfermedades causadas por los hongos. Los ejemplares que son atacados por insectos chupadores tienen rendimiento por debajo de lo normal.

Insectos masticadores

Estos insectos se alimentan de hojas, tallos, brotes, frutos y semillas. Destruyen su sistema foliar, afectan la actividad fotosintética y la respiración de las plantas. Entre ellos podemos encontrar escarabajos, gusanos trozadores y cortadores, grillos, langostas, saltamontes, hormigas.

Insectos barrenadores

Estos bichos barrenan o minan el tejido vegetal y debilitan el sistema foliar. Son la mosca blanca, mosca minadora, polilla, gusanos alambre, barrenadores de tallos y frutos y los minadores de hojas y frutos, son los encargados de atacar nuestro preciado jardín al igual que los insectos antes descriptos.

Nemátodos

Son organismos que viven en los suelos y no se ven a simple vista. Se alimentan de la savia atacando las raíces hasta formar agallas o tumoraciones y nódulos. Como resultado las plantas no se desarrollan, su rendimiento disminuye, se marchitan y hasta pueden morir.

Ácaros y arañuelas

Son organismos de ocho patas que raspan y succionan la savia de la planta, principalmente de sus hojas y frutos, debilitando consideradamente su desarrollo. Cuando los ataques son severos pueden ocasionar la muerte de la especie. Reduce también la calidad y productividad del cultivo. Tetranychus urticae, más conocida como "araña roja" es una de las plagas más comunes que atacan al cannabis. Es una de las muchas especies de ácaros que se alimentan de la planta, un ambiente seco es muy favorable para ella, en pocas horas tejen su tela en el cogollo y cada vez será más difícil terminar con ella. Trata de no llegar a este estado avanzado con una plaga como la araña roja.

Babosas y caracoles

Son moluscos carentes de patas que utilizan su cuerpo para desplazarse dejando rastros de una sustancia pegajosa que los ayuda en sus desplazamientos. Atacan principalmente durante la noche, el amanecer, días nublados, después de las lluvias o el riego, cuando la tierra esta mojada y la atmósfera húmeda. Son muy voraces y se alimentan de una gran variedad de plantas, hojas y hortalizas.

Hormigas

Son insectos sociales que producen la defoliación total o parcial de las plantas. Atacan dejando restos vegetales acumulados al pie de la mata o en las cercanías a la boca de la entrada al hormiguero. Las hormigas cortadoras de hojas, atacan cultivos, pastizales, árboles de importancia forestal y de sombra, malezas, especies ornamentales, de la huerta y del jardín. El impacto depende del estado de desarrollo de la planta y de las condiciones imperantes en el momento del daño. Los insectos plaga pasan por diferentes etapas y formas en su ciclo de vida. Pueden tener dos tipos de desarrollo. El completo, se denomina así cuando el insecto pasa de huevo a larva o gusano, luego a ninfa hasta llegar al estado adulto. En su estado adulto, su aspecto suele ser muy diferente al de sus estadios juveniles como es el caso de las mariposas o las mariquitas, también llamadas baquitas de San Antonio. En su estado adulto es comúnmente llamado cascarudo porque su cuerpo se encuentra recubierto de una capa dura. El estadio incompleto es cuando el insecto no cambia su aspecto en las diferentes etapas de desarrollo. Un buen ejemplo de ello son langostas y saltamontes.

Hongos

Entre las principales enfermedades que pueden atacar el cultivo de cannabis se encuentran aquellas producidas por hongos, bacterias y virus. Las plantas atacadas por los hongos, que son microorganismos, pueden presentar manchas de diversas formas, moho (brotritis) y polvillo (oídio) en tallos, hojas, raíces y flores. Producen la muerte de la parte que atacan e incluso, de toda la planta, afectan el follaje de los cultivos impidiendo la normal respiración y la actividad fotosintética. Disminuyen la calidad y la productividad.

Bacterias

Son los organismos más abundantes del planeta, son muy pequeños y se estima que en un gramo de tierra pueden encontrarse más de cuarenta millones de células bacterianas. Suelen ocasionar pudriciones blancas, mal olor y deformaciones en diversas partes de las plantas llegando incluso a matarlas.

Virus

Son entidades biológicas que necesitan invadir una célula viva para reproducirse. Producen deformaciones y enrollamiento en las hojas, manchas amarillentas conocidas como mosaicos y el crecimiento anormal de la planta, dejándola raquítica. Las virosis en vegetales no pueden curarse, solo prevenirse. Los pulgones, la mosca blanca y las herramientas de trabajo suelen ser los principales elementos de transmisión de los virus.

Remedios y plantas combativas

Una manera natural para controlar tu cultivo es la elaboración de preparados caseros usando plantas o partes de ellas. A estos preparados se los denomina remedios ecológicos, debido a que no dañan el medio ambiente por ser naturales y por reemplazar los peligrosos plaguicidas. Algunas plantas pueden ayudarte a combatir estas plagas y protegerlas de varias enfermedades, cultivándolas también cerca de tu amada maría. Visita al vivero del barrio o a tu abuelita que seguro te ayudarán con esto.

Ajenjo

Insecticida de amplio espectro contra pulgones, ácaros, cochinillas y hormigas. Macera 300 gramos de esta planta fresca en un litro de agua durante una semana, o 30 gramos de planta seca en un litro de agua. Pulveriza toda la planta cada 15 días. Puedes asociar esta planta a tu cultivo pudiendo evitar la llegada de la mosca blanca.

Lavanda

Es una planta melífera que atrae insectos beneficiosos. Para combatir las hormigas se hace una infusión 300 gramos de hojas frescas de lavanda con un litro de agua, y se pulveriza sobre la zona.

Poleo

Sus hojas trituradas y secas son remedios efectivos contra las hormigas, puedes hacer un purín o una infusión y pulverizar sobre la zona atacada.

Albahaca

Su cultivo asociado repele la mosca blanca.

Falsa acacia

Las hojas machacadas mezcladas con azúcar atraen y matan a las moscas.

Romero

Planta melífera que atrae insectos beneficiosos. Sus hojas trituradas se usan como repelentes de pulgas y garrapatas.

Ortiga

Fortalece las plantas y actúa como insecticida. Se prepara un purín fermentando un kilo de planta fresca remojada durante cinco días en 10 litros de agua o 200 gramos de planta seca en 10 litros de agua. Diluido 20 veces, estimula el crecimiento de las plantas. Usado sin diluir, como insecticida de manera foliar, es una muy buena alternativa.

Manzanilla

Previene enfermedades transmitidas por hongos tales como el mildiu, oídio y roya. Concentra calcio, azufre y potasio, lo que hace que su aplicación fortalezca la planta. Has una infusión y pulveriza la planta sin diluir.

Salvia

Es utilizada como repelente para varias especies de insectos voladores. Utilizar un litro de agua caliente en dos cucharadas soperas de hoja triturada. Dejar reposar 10 minutos, filtrar y luego aplicar.

Cola de Caballo

Muy usado para el combate de hongos (royal, oídio, mildiu). Macerar un kilo de la planta fresca en 10 litros de agua o 200 gramos de planta seca en un litro de agua y diluir cinco veces. Dejar reposar y luego aplicar sobre el suelo y planta.

Neem

Árbol subtropical originario de regiones áridas de Asia y África. El extracto de diferentes partes de la planta, especialmente las semillas, tiene actividad toxico-esterilizante, repelente e inhibidor de numerosas especies de insectos, por lo que se considera como el árbol maravilloso, para controlar las plagas. Su principio activo, la "azadirachtina", es efectivo en dosis de 0,1 partes por millón. El extracto diluido de las semillas, se ha usado durante mucho tiempo en las granjas de los países en desarrollo y actualmente se cultiva por este motivo. Encuéntralo en tu grow shop amigo. Varias plagas se combaten plantando ajo, copetes y perejil entre las plantaciones que se desean proteger. Los copetes atraen los abejorros que estos son enemigos de los pulgones. Otra manera de controlar los pulgones es enterrar dientes de ajo cerca del cultivo.

Infusiones y preparados benéficos

El humus líquido o lixiviado mejora la defensa de la planta ante ataques de plagas y enfermedades, es un abono tanto foliar como radicular. En el sustrato mejora la microfauna aportando una mayor disponibilidad de nutrientes. También nivela el pH del suelo y facilita un mayor desarrollo radicular.

Frutos del paraíso

Para combatir las hormigas se machacan "frutos del paraíso" y se maceran en agua durante 15 días. El resultado de esto es un fermento que sirve para regar el suelo y espantar a las hormigas. No lo dejes al alcance de los niños. También se puede mezclar pimienta blanca y agua en partes iguales, pulverizar y pintar los tallos de las plantas con esta mezcla.

Infusión de ajo

Remojar de un día para otro dientes de ajo (una cabeza en una olla mediana), luego se cocina durante 20 minutos a fuego lento, se deja enfriar y se aplica (foliar). Generalmente se utiliza para ahuyentar pulgones. Para controlar gusanos, orugas cortadoras y mosca blanca, se pican 90 gramos de ajo más dos cucharadas de aceite mineral y se deja reposar durante 24 horas. Luego se agrega medio litro de agua en ralladura de jabón blanco en bruto, se mezcla bien y aplica. [caption id="attachment_4534" align="alignnone" width="300"] Marijuana plant plagued with spider mites[/caption]

Alcohol de ajo

Colocar en una licuadora seis dientes de ajo con medio litro de alcohol fino y medio de agua, licua tres minutos, colar y envasar en una botella tapada y colocar en la heladera ya que el frío potencia el efecto insecticida del ajo. Para usarlo como curativo pulveriza las plantas y el suelo, realizando varias aplicaciones, también puede mezclarse con la ralladura de jabón blanco.

Cerveza

Babosas, caracoles y bichos bolitas se eliminan con cerveza. Enterrar al ras del suelo frascos o latas cortadas a la mitad llenas de cerveza para que los curiosos bichos, atraídos por el fuerte olor, caigan y no logren llegar a tu plantita.

Infusión de cáscara de naranja

Se separan las cáscaras de dos o tres cebollas y se le agrega un litro de agua caliente. Se deja reposar durante 24 horas y se aplican para ahuyentar pulgones y controlar hongos.

Infusión de tabaco

Juntar varias colillas de cigarrillos sin ceniza y en un recipiente verter sobre ellos un litro de agua. Dejar que la nicotina salga y se mezcle con el agua. Filtrar al día siguiente y aplicar.

Infusión de cáscara de cebolla

Se separan las cáscaras de dos o tres cebollas y agregas un litro de agua caliente. Se deja reposar durante 24 horas y se aplica para ahuyentar pulgones y controlar hongos.

Tierra de diatomeas

Fósil de algas marinas muy efectivo tanto como fertilizante como insecticida, pulverizar sobre la planta principalmente en el envés de las hojas, también espolvorear la zona de cultivo.

Más preparados caseros

Los extractos se elaboran extrayendo el liquido de las flores con propiedades insecticidas, repelentes de insectos o controladores de enfermedades mediante prensado. Se utilizan flores frescas, se cortan, humectan y se extrae el liquido. El extracto se debe conservar en un frasco preferentemente oscuro y siempre se usa diluido. El más conocido es el extracto de manzanilla que protege a las plantas de hongos e insectos chupadores.

Infusiones

Se preparan de la misma forma que mate o un té de hierbas: sumergiendo en agua hirviendo las partes tiernas de las plantas como flores y hojas para extraer sus sustancias activas.

Decocción

Se preparan haciendo hervir, no más de treinta minutos, las partes duras de las plantas como la corteza de árboles, las raíces, semillas y cáscaras para extraer sus sustancias activas.

Purín

Dependiendo de la forma como se prepare puede ser de fermentación o en fermentación. Los purines de fermentación se preparan a partir de estiércol, plantas, hierbas o restos vegetales que pueden ser enriquecidos con algún compuesto mineral como por ejemplo cenizas. Los purines aportan enzimas, aminoácidos y otras sustancias al suelo y a la planta, aumentando la diversidad y disponibilidad de nutrientes. También aportan microbios que actúan transformando la materia orgánica del suelo en nutrientes para las plantas. Los purines en fermentación se preparan sumergiéndolas en agua por el término de cuatro a siete días. Si dejamos el preparado al sol ayudaremos a su descomposición. En este período empiezan actuar hongos, bacterias y levaduras que desprenden enzimas, aminoácidos y nutrientes aprovechados por las plantas.

Macerado

Pueden prepararse con plantas o insectos. Par los macerados se pueden utilizar plantas frescas o secas colocadas en agua durante no más de tres días cuidando que no fermenten. Los macerados elaborados a partir de insectos se basan en el principio de inoculación de enfermedades.

Caldos

En la agricultura ecológica se ha utilizado esta denominación principalmente para referirse a los caldos minerales. Es la forma de diluir en agua compuestos o elementos minerales, de manera de hacerlos solubles y aprovechables por las plantas. En su mayor parte poseen propiedades para actuar en el manejo de enfermedades transmitidas por hongos. El más conocido es el Caldo Bordalés. [caption id="attachment_4535" align="alignnone" width="200"] Grasshopper eating marijuana plant[/caption]

Preparando una infusión

Lavar las partes de las plantas a procesar con agua limpia. Hervir agua, una vez que hirvió retirarla del fuego. Agregar al agua caliente, el material vegetal y revolver durante unos minutos. Dejar reposar 24 horas. Colar y almacenar. Aplicar puro o con una dilución al 50 por ciento.

Haciendo una decocción

Lavar las partes de las plantas que vamos a utilizar. Dejarlas en remojo(agua fria) durante 24 horas. Hervir en agua el material vegetal entre 10 y 30 minutos dependiendo del grado de consistencia de las partes de la planta que se utilizan como ingredientes del biopreparado. Dejar reposar durante 15 minutos. Colar y almacenar hasta su uso. Aplicar.

Purín

Recolectar el material vegetal. Para 10 litros de agua, un kilo de material vegetal. Triturar el material en trozos para facilitar el proceso de fermentación. Colocar el material vegetal en un balde con agua en la proporción sugerida para cada caso. Dejar fermentar durante dos semanas o hasta que se perciba un cambio de color en su composición. Durante el proceso, debemos tapar el recipiente en forma no hermética para que ingrese aire y revolver periódicamente. Luego de dos semanas el preparado estará pronto para su uso. Filtrar con una tela o malla y almacenar hasta su uso, preferentemente en envases oscuros. Antes de aplicar debemos diluir en la proporción aconsejada para cada caso.

Macerado

Recolectar el material vegetal, generalmente para 10 litros de agua se utiliza un kilo de material fresco o 200 gramos de material seco, si fuesen insectos colocar una buena cantidad (un puñado). Triturar el material en trozos para facilitar el proceso de fermentación. Colocar el material vegetal y/o los insectos en un balde con agua en la proporción sugerida para cada caso. Dejar actuar la solución por días como máximo. Revolver periódicamente, filtrar con una malla fina o tela y almacenar hasta su uso. Aplicar puro o diluido al 50 por ciento.

Recomendaciones

Una vez elaborados los remedios caseros no deben recibir luz directa para evitar que sus compuestos se degraden. Para su almacenamiento se recomienda utilizar envases oscuros, no corrosivos y guardarlos en habitaciones secas y ventiladas. Durante su elaboración y almacenamiento, debemos cuidar que los recipientes queden cerrados para evitar que los preparados puedan diluirse con agua de lluvia o recibir impurezas que afecten su eficacia. Se recomienda adicionar ralladura de jabón neutro sin olor a los preparados caseros para facilitar su fijación a la superficie de las plantas. En líneas generales, debemos tener en cuenta que las infusiones y caldos se deben utilizarse lo más pronto posible tras su elaboración, preferentemente dentro de las 24 horas de elaborados. Los macerados y decocciones dentro de los tres meses y los purines conservan sus propiedades hasta seis meses. Para lograr sistemas productivos con bajos niveles de ataques de plagas y enfermedades lo esencial es situar a las plantas en las mejores condiciones posibles de desarrollo para que sus mecanismos de defensa puedan funcionar con plenitud. Mantén limpia tu zona de cultivo, limpia tus herramientas a diario, ten a mano alcohol para limpiar tijeras que son un transmisor de hongos, bacterias y virus por excelencia. Tu ropa y calzado también pueden albergar alguna de las enfermedades, son un transmisor al que muchas veces no prestamos atención y luego nos terminan dando un gran dolor de cabeza. Debemos tener en cuenta que muchas de las plagas y las enfermedades son un aviso que nos indica sobre una falla en el sistema productivo. Denotan generalmente el exceso o la deficiencia de algún nutriente. Por ejemplo, se sabe que los pulgones aparecen cuando se presentan niveles altos de nitrógeno soluble. Siempre recuerda, la jardinería orgánica privilegia la biodiversidad
S
Soft Secrets