"Izquierda Unida a día de hoy es una IU con menos deuda, más coherente con sus principios y más participativa"

"Izquierda Unida a día de hoy es una IU con menos deuda, más coherente con sus principios y más participativa"
Última actualización

“En IU tenemos claro que no tiene ningún sentido seguir sancionando, penal o administrativamente, el consumo y producción de cannabis”

Hablamos con el secretario de organización de Izquierda Unida, el compañero Ismael González, y decimos compañero no solo por utilizar la terminología de la izquierda, ya que no está aquí para instrumentalizar nuestro movimiento social, sino para estar a nuestro lado, dándonos apoyo y teniéndonos en cuenta. Ya fueron los primeros en apoyar un nuevo marco legal para el cannabis, cuando no estaba de moda. A día de hoy, los cultivadores y usuarios pueden estar seguros de que Izquierda Unida sigue en plena defensa de un modelo para el cannabis inclusivo y con las personas primero, defensa compartida con Unidas Podemos.

Soft Secrets: ¿Por qué Izquierda Unida apoya la despenalización del cannabis y un nuevo marco legal?

Ismael: La respuesta debe ser sencilla, porque en IU tenemos claro que no tiene ningún sentido seguir sancionando, penal o administrativamente, el consumo y producción de cannabis. Vivimos en una sociedad madura y preparada para dar ese paso, como así está sucediendo en otros países, como en Uruguay o Canadá. Seguir sancionando a miles de ciudadanos por el simple hecho de consumir cannabis no puede ser un modelo de referencia, por lo que urge acabar con esta situación de represión, en línea con la amplia demanda social existente.

IU fue el principal interlocutor del movimiento cannábico desde principios de este siglo, cuando no estaba de moda. Ahora que sale en todos los medios y es tema estrella, tratado por los partidos, sois los que menos ventaja sacáis del tema. ¿mucho trabajo para pocos diputados?

Está claro que ahora estamos viendo como nuevos actores políticos se están sumando al necesario impulso para acabar con la represión contra el consumo de cannabis, situación que celebramos, porque siempre es bueno sumar para alcanzar objetivos justos.
Creemos que, en su momento, la sociedad sabrá apreciar y valorar el trabajo que IU ha realizado durante muchos años para llegar al momento actual, en el que existe un amplio debate social a favor de la legalización. Nos gustaría contar con un mayor espacio para difundir nuestra posición.
Hemos trabajado codo con codo con las compañeras de Unidas Podemos para impulsar cambios legislativos en favor de la completa legalización, por lo que estamos satisfechos con el trabajo realizado dentro del grupo parlamentario, que ha recogido nuestra posición en pro de acabar con la represión.

Se está hablando mucho de los posibles beneficios económicos, incluso hay una cierta burbuja bursátil y titulares que hablan de la fiebre del oro verde. El nuevo marco legal ¿primero para las personas o para las empresas?

Nosotros lo tenemos claro, primero las personas. Además, debe reconocerse el papel fundamental que durante décadas han jugado las asociaciones y clubs cannábicos, que deben de ser uno de los motores de la nueva regulación.

Dentro de esta nueva legalidad del cannabis ¿qué papel habrá para el autocultivo?

El autocultivo debe jugar un papel fundamental. En nuestro país tenemos unas condiciones magníficas para que quien quiera pueda cultivar en su jardín o terraza, además de que el autocultivo facilita una producción sostenible y adecuada a las necesidades de cada persona.

También se está tratando mucho el cannabis medicinal, que es un concepto muy amplio. En Colombia hay licencias para las multinacionales, condiciones más blandas para cooperativas y hasta 20 plantas sin registrar. En Portugal las farmas cultivan invernaderos inmensos y el autocultivador medicinal puede acabar en la cárcel. ¿Qué modelo medicinal quiere Izquierda Unida?

Una vez más, la posición de IU tiene como referencia el papel fundamental que juegan las asociaciones y clubs cannábicos, por lo que coincidimos plenamente con la posición que desde el movimiento se está realizando sobre el cannabis medicinal, es decir, fomentar el autocultivo y la formación en el cultivo de aquellas personas que precisen de un tratamiento médico, en el que el cannabis puede ser un factor de reducción de daños o paliativo.
Otro tema que habéis trabajado mucho es la llamada primero como Ley Corcuera, que desde que la empeoró el PP se conoce como Ley Mordaza. ¿Cuál ha sido vuestra línea de trabajo histórica, qué ha pasado en esta legislatura y qué haréis en la siguiente?
La posición de IU durante años ha sido la misma, acabar con la sanción administrativa al consumo del cannabis que introdujo la llamada Ley Corcuera, y que ahora también se recoge en la Ley Mordaza.
Durante la pasada legislatura, hemos trabajado para derogar la Ley Mordaza, introduciendo enmiendas en la tramitación parlamentaria para acabar con la represión al consumo del cannabis, aunque el PSOE no estaba por la labor de acabar con la punición al consumo, y solo ha estado dispuesto a hablar sobre reducir el importe de las sanciones y eliminar la sanción por tener plantas de marihuana a la vista de terceros.
En cualquier caso, la legislatura terminó sin poder acabar la tramitación parlamentaria, por lo que la próxima legislatura tocará trabajar de nuevo para alcanzar una nueva legislación acorde con la demanda social de acabar con la represión. Desde luego, nosotros apostamos por elaborar una ley integral, para despenalizar el consumo y producción de cannabis

¿Qué aprendiste en la red de solidaridad popular?

En la RSP aprendí a ser mejor persona. La solidaridad y la lucha por la dignidad son dos elementos que han marcado mi vida para siempre. Muchas veces decimos que existe pobreza en nuestro país, pero desde la crisis (e incluso antes) miles de familias conviven con el sufrimiento de no poder mantener tres comidas al día, o no poder llegar a fin de mes, o no poder irse de vacaciones. Si no has vivido esta realidad y no has luchado contra la pobreza, no conoces la realidad que viven miles de familias.
En twitter usas el nombre de @retaguardiaroja, en vez de lo clásico que es presumir de estar en vanguardia. Explícanos el concepto.
El concepto de retaguardia roja viene precisamente de la experiencia del Socorro Rojo Internacional, que es una de las bases teóricas de la RSP, junto a la experiencia de los Panteras Negras en Estados Unidos.
Cuando la Internacional Comunista creó el Socorro Rojo Internacional se planteó inicialmente para ayudar a las personas que luchaban y fuesen víctimas de la represión. Sin embargo, en su desarrollo se amplió y se buscó ayudar a todas las personas trabajadoras para que pudiesen vivir en mejores condiciones, implementando programas de alimentos, puesta en marcha de centro médicos, apoyo a las familias de las trabajadoras represaliadas y otros programas. En 1924, el SRI empieza a utilizar la expresión “retaguardia roja” para definirse. Sin retaguardia no hay vanguardia, explicaban entonces.
Tu entrada como secretario de organización fue en un momento de cambio, con el objetivo de reducir órganos y recuperar el contacto con los movimientos sociales, valóranos los avances en este objetivo.
La reducción de órganos tiene que ver con centrar la actividad de Izquierda Unida en lo externo y no siempre en el debate interno. En el modelo organizativo que venimos trabajando desde la última asamblea, se ha hecho mucho énfasis en la acción política y los conflictos.
Desde que iniciamos esta etapa, con el compañero Alberto Garzón al frente, se ha hecho cada año un trabajo específico con los conflictos en el conjunto del territorio, y se ha puesto en marcha el Precarifest como un espacio de encuentro de luchas y también lúdico.
Quiero recordar el trabajo con el movimiento de las “Kelly´s”, las camareras de piso, o el conflicto de Coca Cola, o los bomberos forestales, pero también el trabajo contra la pobreza energética y contra el oligopolio de las grandes multinacionales del sector energético; y podríamos acabar con la imagen de ayer mismo, con el compañero Alberto Garzón, junto a otros diputados de Unidas Podemos, defendiendo la manifestación de los trabajadores de Alcoa frente a una carga policial.
En definitiva, el trabajo que hemos lanzado es ser parte del conflicto, no solo apoyar los conflictos concretos, y para eso hemos puesto en marcha una red de activistas de IU que trabajan en todos los ámbitos.
Al ser secretario de organización, te definen, en una entrevista del periódico El Comercio, como el “poli malo” de la coalición, ¿quema mucho este papel?
Es cierto que, como responsable de organización, toca garantizar que se cumplan los acuerdos de la misma y velar por los derechos de los y las afiliadas, intentar hacer este trabajo con seriedad puede generar que tengas que decir cosas que no siempre gustan.
Sin embargo, en estos tres años hemos afrontado todos los debates con claridad y honestidad política. Esta dirección tiene propuesta y estrategia, todo el mundo sabía que hemos venido a hacer una organización útil para su clase y su pueblo, no para mirarse el ombligo.
Izquierda Unida a día de hoy es una IU con menos deuda, más coherente con sus principios y más participativa. Llevar a cabo este trabajo cuesta, pero es la garantía de que pueda existir una organización de izquierda transformadora coherente en nuestro país.
Has hecho un papel muy importante en IU, que se visibilizó al público en la rueda de prensa con Echenique, ¿cómo fue esa negociación?
Todas las negociaciones entre organizaciones políticas son difíciles, como lo puede ser una negociación en cualquier otro ámbito de la vida. Sin embargo, ambas organizaciones teníamos muy claro que la unidad ha servido para mejorar las condiciones de vida de las familias trabajadoras, y que teníamos que anteponer los intereses de la gente a los intereses partidarios.
Desde esa perspectiva, siempre supimos que trabajábamos por un mejor futuro para el país. Izquierda Unida en esta negociación ha mejorado su representación en las listas para el congreso y para el senado, y por lo tanto ha aumentado su visibilidad en la coalición. Pero esto no se hace solo por la importancia de tener representantes de ambas organizaciones en las instituciones, sino porque ambas formaciones estábamos de acuerdo con la importancia de que visualizasen las partes de la coalición. El votante de IU se va a ver más representando en esta coalición que en la de 2016.

Coméntanos la estrategia de confluencias de Izquierda Unida

La estrategia de confluencia de Izquierda Unida está en el ADN de la organización. Hemos de recordar que IU se creó con la experiencia de Convocatoria por Andalucía, uniendo a organizaciones políticas de la izquierda y a personas a título individual.
IU siempre ha defendido la unidad de la izquierda, una unidad programática para defender a las personas trabajadoras frente a las élites económicas de nuestro país. La estrategia sigue intacta: poner el mejor capital humano y político de IU a disposición de la unidad, para construir un mejor país entre todos y todas. IU en 2015 demostró su generosidad, y todo el mundo reconoce la coherencia y la firme apuesta de IU por la unidad.

¿A qué se deben los problemas que estamos viviendo ahora?

Responden a las tensiones de los procesos electorales. Nosotros creemos que, frente a salidas individualistas y proyectos minoritarios, debemos defender la unidad como una seña de identidad de la izquierda. Una unidad que nos has servido para subir el SMI y mejorar las pensiones, y nos debe servir para conseguir la despenalización del cannabis. Acabar con el lobby de las farmacéuticas o, en definitiva, seguir mejorando las condiciones de vida y defender un proyecto de vida, frente al proyecto de muerte que representa hoy en día el capitalismo.

¿En qué se va a centrar IU en este largo periodo electoral?

En este periodo electoral vamos a garantizar a la ciudadanía que IU es la garantía de una izquierda coherente, fuerte y que defiende los intereses de las personas trabajadoras. Somos la garantía de que se puede subir el SMI o mejorar las pensiones, pero también somos la garantía de luchar contra los poderosos y poner a los cargos públicos que sean elegidos a defender los servicios públicos, la educación pública, la sanidad en cada ámbito, desde el municipio hasta en Europa.

Se habla mucho de las elecciones nacionales, regionales y locales, pero poco de Europa, ¿por qué es importante ir a votar en Europa?

Porque, en realidad, en Europa se establecen las reglas del juego. Conviene saber que la mayor parte de lo que sucede en la política del país está profundamente condicionado por lo que allí se decide.
Y, por supuesto, porque es un gran altavoz que permite abrir grandes debates, como por ejemplo la propuesta que llevamos en relación al uso medicinal del cannabis, que aunque fue recortada, nos permitió poner en la agenda política una cuestión que, a nuestro juicio, es de vital importancia.

¿Quieres añadir algo más para acabar la entrevista?

Simplemente agradecer la oportunidad de dirigirnos a la comunidad cannábica española. Como hemos dicho ya, IU siempre ha defendido la despenalización del cannabis y que nos deis esta oportunidad es muy importante para nosotros.
IU seguirá siendo un aliado vuestro y esperamos ver muy pronto la despenalización del cannabis y por lo tanto la recuperación de un elemento cultural esencial en España. Porque el cannabis forma parte de nuestra cultura, a pesar de que las multinacionales hayan intentado prohibirlo.

¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.