¿Cómo secar marihuana?

Elizabeth Erhardt
23 Mar 2022

No hay que subestimar al secado. No te dejes tentar por la ansiedad. Aprende a valorar todo el proceso del cultivo de tu planta de Cannabis y apuesta por darle el mérito que merecen tus cogollos de marihuana. Estamos en la cultura de la inmediatez, y eso nos impide apreciar los mejores placeres de la vida, que son los que derivan de un delicado proceso. Por eso, no te precipites, y presta atención a lo que te vamos a contar sobre el secado y curado.


El control de la ansiedad viene desde que vemos las plantas de marihuana a tope de resina y de pistilos. No, no coseches en función del color de los pistilos. Los microscopios o lupas son económicos y son la herramienta perfecta para hacer el corte en el momento justo.

Las tareas de secado comienzan antes de cosechar tu planta de Cannabis. Debes preparar el lugar de secado. Puedes usar un armario o indoor o una habitación. En ambos casos debes asegurarte de tres cosas fundamentales: 

  1. Limpieza
  2. Ventilación
  3. Intercambio de aire

 

Limpieza

La limpieza es una tarea que hay que mantener desde que pensamos en tener una semilla de Cannabis, hasta que usamos los cogollos que nos da. Por lo tanto, el secado está incluído en todo ese proceso. La importancia de secar las flores de marihuana en un lugar limpio es para evitar que se contaminen con patógenos que las puedan afectar, haciéndonos perder parte o toda la cosecha, o dañando nuestra salud. 

 

Ventilación

Para la ventilación resulta indispensable uno o varios ventiladores en función del volumen de material que vayamos a secar. Los ventiladores deben permanecer siempre en velocidad mínima para que las flores de marihuana recién cortadas no se sequen demasiado rápido, queden quebradizas y pierdan calidad. 

 

Intercambio de aire

Además de los ventiladores, el sitio debe contar con un sistema de intercambio de aire. Si utilizas un armario o indoor deberás conectar los tubos de aluminio con los extractores, uno que permita el ingreso de aire limpio al sitio y otro que lo retire hacia un lugar donde no tengas problemas de discreción por el olor. Si necesitas discreción y tienes poca cantidad de flores frescas secando, puedes optar por un gel neutralizador de olores. Si vas a secar una cantidad notable de cogollos deberás tener un filtro de carbón activo. 

Si vas a utilizar una habitación para el secado puedes abrir la puerta una vez al día para que se renueve el aire. Ten en cuenta que saldrá olor, por lo que si necesitas discreción puedes optar por un gel neutralizador de olores o un ozonizador. 

secar
Las tareas de secado comienzan antes de cosechar tu planta de Cannabis.

Proceso para secar marihuana

Si le has dedicado todo tu cuidado y cariño a tus plantas de marihuana para obtener cogollos de calidad, seguramente no querrás echar todo a perder por el ansia de usarlos antes de tiempo. Saber que falta poco para degustar lo que venimos cultivando hace meses, muchas veces puede resultar un desafío, por eso te insistimos en que respires hondo y aguardes hasta el final, vale la pena. Así que algo que no encontrarás en las próximas líneas son consejos para secado rápido.

Las tres cosas fundamentales que hay que tener en cuenta para secar los cogollos son: La oscuridad, la humedad y la temperatura. 

 

Oscuridad

La luz daña a las sustancias que caracterizan las propiedades de los cogollos, por lo tanto, hay que evitar que las flores de marihuana se expongan a la luz, tanto del sol como de una fuente artificial. Por este motivo, debes secar los cogollos en una habitación oscura. 

 

Humedad

La humedad es un factor clave en el secado, ya que el propósito del secado es que las flores de marihuana recién cortadas pierdan la humedad a un ritmo adecuado. El sitio para secar los cogollos debe mantener una humedad relativa de entre el 45 y el 65%. Puedes asegurar cumplir con este parámetro con la ayuda de un termohigrómetro, uno de los aliados del cultivo. Si la humedad está por debajo del 45%, los cogollos se secarán demasiado rápido. Por el contrario, si la humedad excede el 65% estás creando el ambiente idóneo para el desarrollo de hongos patógenos que echen a perder tu preciada cosecha.  

 

Temperatura

Como podrás deducir, las variables que afectan en el secado son las mismas que en el cultivo, esto no debería ser una sorpresa si entendemos que estamos trabajando con el mismo material vegetal. Ya hablamos de la limpieza, el aire, la luz y la humedad. Nos queda ver cómo afecta la temperatura en el secado y qué debemos hacer para llegar a la meta. 

Una temperatura adecuada para secar los cogollos es de 15 a 20ºC. Una temperatura inadecuada podría dañar a las sustancias que esperamos encontrar en los cogollos que utilizamos, como cannabinoides y terpenos. 

 

Procedimiento para secar marihuana

Ahora que estamos preparados para el secado, veamos cómo se debe desarrollar el procedimiento. 

La forma en la que cortemos las plantas de Cannabis dependerá de si utilizaremos secadero o cuerdas o algo similar. Si utilizamos cuerdas o similar debemos hacer el corte por el tallo, de manera que se forme una “L” entre el tallo y la rama, que nos sirva de gancho para colgar. En ese caso, colgamos las ramas enteras y dejamos que se sequen. 

Si utilizas un secadero deberás separar los cogollos de la rama. En ambos casos es recomendable retirar las hojas para favorecer el proceso de secado y evitar un exceso de humedad. No es recomendable manicurar demasiado los cogollos en este momento.

Se deberá revisar a diario cómo va el proceso de secado. Revisa si existe la presencia de hongos en los cogollos, si la humedad es adecuada y si el aire se ha renovado correctamente. El secado suele tardar 15 días. Cuando doblas una rama y en lugar de doblarse se quiebra al sonido de “crack”, es tu momento, tus cogollos de marihuana están lo suficientemente secos para la primera cata y para pasar al proceso de curado. 

 

secar
Deberá revisar a diario cómo va el proceso de secado.

Curado

El curado de la marihuana es como el pulido. Si bien ya la puedes usar, después de un buen curado su potencia, sabor y aroma se podrán percibir mucho mejor y el humo será más suave. Tampoco debemos subestimar al curado de la marihuana. En este momento también corremos el riesgo de que los cogollos se pudran y contraigan patógenos. Un buen curado dura uno o dos meses.

El curado de la marihuana debe hacerse en recipientes preparados para ello. Los recipientes deben ser preferentemente de vidrio opaco y deben estar limpios, en especial, no deben tener ningún olor para que no afecte a nuestra marihuana. No llenes los recipientes del todo, deja ¼ de espacio vacío. 

Los recipientes deben tener un cierre hermético para poder controlar la humedad del curado de la marihuana. Con este tipo de cierre podemos saber que los cogollos no se secarán de más, perdiendo sus cualidades. Es indispensable abrir los recipientes periódicamente para evitar el exceso de humedad. Las primeras dos semanas debemos abrirlos a diario durante 10 minutos. Luego, cada 2 o 3 días es suficiente. Al igual que el secado, el curado de la marihuana debe hacerse en oscuridad y a una temperatura de 20ºC. 

E
Elizabeth Erhardt