Genética de la marihuana

Genética de la marihuana
Tanto si estás decidiendo qué tipo de semilla de marihuana comprar o si piensas crear las tuyas propias, te interesará conocer las características, técnicas, términos, y procesos que se utilizan en la cannabicultura. Los aspectos genéticos de la marihuana constituyen un conocimiento fundamental para cualquier cultivador profesional. Por eso, en este artículo te contamos todo lo que tienes que saber.
Genética de la marihuana

El sexo de la planta de marihuana

Según el sexo, las plantas de marihuana pueden ser machos, hembras o hermafroditas. Como sabemos, las plantas hembras producen cogollos repletos de tricomas, mientras que los machos producen polen. El polen de los machos es especialmente útil para producir semillas. Por esta razón, es muy importante aprender a diferenciar morfológicamente ambos sexos de la planta de Cannabis.

La planta de Cannabis es una especie dioica. Las especies dioicas se caracterizan por tener un individuo femenino y otro masculino. Por el contrario, las especies monoicas presentan los dos sexos en el mismo individuo. Esta propiedad le permite al cannabicultor producir flores sin semillas para consumir. Además, le permite cruzar una planta con determinadas características, con otra.

Las plantas de Cannabis hermafroditas pueden surgir por dos motivos. Por un lado, la causa puede ser genética. Esto se da en casos de alta variabilidad, y su aparición se evita comprando o produciendo semillas estables. Por otro lado, la causa más común del hermafroditismo es el estrés. Una planta puede nacer hembra y al estresarse producir polen para autofecundarse y asegurar la supervivencia de su descendencia. La contaminación lumínica es el factor más común que estresa a las plantas y produce hermafroditismo.

La contaminación lumínica se da cuando hay luz en las horas de oscuridad. Se puede comprobar viendo si durante estas horas se producen sombras. En el cultivo de interior muchas veces se colocan aparatos que tienen una pequeña luz que es suficiente para producir este fenómeno. Recomendamos tapar con cinta americana dichas luces. Si se necesita entrar al cultivo en horas de oscuridad, se pueden colocar luces lunares (verdes).

También hay otros motivos por los que las plantas de marihuana pueden estresarse y hacerse hermafroditas. Temperaturas o humedad inadecuadas, excesos o carencias nutricionales, pH extremos, plagas, podas mal hechas, o fotoperíodos inapropiados, podrían producir este efecto.

En conclusión, si quieres cosechar cogollos, asegúrate de que tu planta sea hembra. Si quieres producir semillas, debes tener un individuo macho y otro hembra. Las hermafroditas ni son deseables para producir semillas, debido a que son propensas a producir plantas que también son hermafroditas.

Genética de la marihuana

¿Cómo se hacen las semillas feminizadas de marihuana?

En la naturaleza, las semillas de marihuana son regulares. Esto quiere decir, que existe un 50% de probabilidad de que la semilla sea macho o hembra. Hoy en día podemos ver que las semillas comerciales son principalmente feminizadas. Las semillas feminizadas ofrecen una gran ventaja para el cannabicultor que quiere producir cogollos, ya que permiten ahorrar tiempo y recursos.

El gran misterio de esta cuestión es ¿cómo saber si una semilla produce una planta hembra? He aquí la respuesta a este enigma: las semillas son feminizadas si surgen de plantas hembras revertidas.

Tanto en las plantas como en los humanos y en otros organismos vivos, el sexo se define por los cromosomas sexuales. El sexo femenino es el resultado de tener los cromosomas XX, y el masculino XY. En las plantas, la cantidad de hormona vegetal etileno es uno de los factores responsables, entre otras funciones, de producir el sexo de la planta. Si reducimos la cantidad de etileno inhibiendo su producción, conseguiremos que la planta produzca polen. De esta forma, podemos lograr que una planta hembra, es decir, con cromosomas XX, produzca polen con esos mismos cromosomas.

Cuando cruzamos una planta hembra XX con una planta macho XY, obtenemos en su descendencia ejemplares tanto hembras XX como machos XY. En el caso de una planta hembra revertida, cruzamos una planta femenina XX, con polen de igual composición cromosómica XX. Así, obtenemos una descendencia XX que garantiza que todos los ejemplares sean femeninos.

 

Para inhibir la producción de etileno de la planta, los cannabicultores utilizan distintos métodos. Los más utilizados consisten en pulverizar a la planta de marihuana reiteradas veces, unos días después de cambiar al fotoperiodo de floración. Las pulverizaciones pueden hacerse con tiosulfato de plata (STS), plata coloidal (CS) o ácido giberélico (GA) que, al igual que el etileno, es una hormona vegetal. Estos compuestos suenan muy sofisticados, pero hay maneras accesibles y caseras de conseguirlos.

Lo más importante si decides aplicar estos métodos para hacer semillas feminizadas, es que bajo ningún punto de vista utilices las flores de marihuana de las plantas pulverizadas, porque son un grave riesgo para la salud del consumidor. Descarta estos ejemplares ya que son el desecho resultante de la obtención de tus semillas feminizadas. Ésas sí, germínalas y disfruta de sus cogollos 100% feminizados.

Afortunadamente, existe otra manera de obtener semillas de marihuana feminizadas sin la necesidad de pulverizar a las plantas con absolutamente nada. La desventaja de este método es que lleva más tiempo y recursos, por lo que no es el método más utilizado en la actualidad. Nos estamos refiriendo a la rodelización.

La rodelización se produce cuando dejamos a la planta madurar aproximadamente unas 2 o 3 semanas más que el momento habitual de la cosecha. Durante estas semanas, la planta ante la ausencia de polinización y la necesidad de perpetuar su especie, se autopoliniza. Otra desventaja de este método para producir semillas femeninas, es que no es del todo fiable. Esto es así porque hay ejemplares en los que no se produce. Además, la probabilidad de generar semillas hermafroditas es más alta que utilizando otros métodos.

Genética de la marihuana

Genéticas puras: landraces

Las landraces son las genéticas de las cuales nacen todas las variedades de Cannabis que conocemos en la actualidad. Estas variedades han sido cultivadas por muchos años en regiones geográficas, donde el cultivo del Cannabis ha sido una tradición cultural. Algunas de estas variedades son la Panamá Red, Colombian Gold, Kilimanjaro, y Malawi.

Las técnicas utilizadas para criar estas variedades han sido prácticamente naturales y se han sostenido a lo largo de muchas generaciones. Esto hace que las landraces sean el resultado de una combinación de genes muy amplia, pero con características morfológicas en común que las definen. Por lo tanto, estas variedades, al tener una gran diversidad de genes, son variedades muy heterogéneas. En la práctica, cuando cultivamos landraces obtenemos plantas diferentes entre sí, pero muy resistentes, especialmente a las adversidades climáticas.

Hoy en día los breeders buscan genéticas estables para predecir con mayor exactitud cómo será la descendencia. Aún así, no hay que subestimar la diversidad que nos ofrecen las landraces. Ellas nos brindan características para seleccionar. Por eso, cuanto mayor variedad tengamos para elegir, mejor. Ejemplo de la gratitud que le debemos a las landraces es el caso de la Colombian Gold, ya que es uno de los padres de la Skunk #1, de la cual proviene la Cheese que tanto nos gusta.

Genética de la marihuana

Híbridos

Como mencionamos anteriormente, las landraces proporcionan la base de las características que se pueden seleccionar para crear variedades híbridas. Las variedades híbridas son las hijas resultantes de dos padres diferentes de genéticas estables. Por ejemplo, un híbrido podría ser el resultado del cruce entre una planta de genética sativa con una índica.

La mayoría de las semillas de marihuana que se comercializan hoy en día son híbridos. Para crear híbridos, los breeders seleccionan determinadas características de su interés que quieren combinar con otras características seleccionadas de otra variedad. Así, obtienen plantas con características de distintas fuentes y crean una variedad única, con las propiedades deseadas. Habitualmente los breeders buscan características relacionadas con la resistencia a plagas, aromas determinados, altos o bajos niveles de algún cannabinoide como el THC y CBD, colores rojos o púrpuras, mayor producción, períodos de floración más cortos, etc.

Las variedades IBL (InBred Line) son aquellas que han sido cruzadas consigo mismas. Estas variedades son muy estables, por lo que producen una descendencia homogénea. La Skunk y la White Widow son ejemplos de variedades IBL.

Gregor Mendel se considera el padre de la genética. Él descubrió en 1865, que determinados caracteres que estudiaba en las plantas de guisantes eran heredables. Así, describió las leyes fundamentales de la genética.

La primera ley de la genética mendeliana describe el principio de uniformidad de los híbridos en la primera generación. Esto significa que cuando se cruzan dos genéticas puras, en la primera generación de su descendencia, los individuos serán todos iguales genotípicamente y fenotípicamente, es decir, tanto en los genes como en los caracteres visibles que se expresan.

Los híbridos F1 son hijos de padres con genéticas estables. Los padres pueden ser tanto variedades landraces como IBL. Según la primera ley de Mendel, los híbridos F1 son estables. Estas variedades F1 pueden gozar del preciado vigor híbrido o heterosis. El vigor híbrido o heterosis significa que estos híbridos tienen una determinada característica mejorada con respecto a las variedades parentales.

La segunda ley de Mendel habla sobre la herencia en la segunda generación. Mendel nos dice que en la segunda generación, la mitad de la descendencia heredará los caracteres parentales en igual proporción, mientras que el 25% heredará los caracteres recesivos de uno de los padres y el otro 25% los dominantes del otro.

La segunda generación filial F2 es el resultado del cruce entre variedades F1. Por lo que las variedades F2 generan descendencia heterogénea. En esta segunda filial se puede perder el vigor híbrido obtenido en las F1. El cruce entre variedades F2 produce variedades F3, y el cruce entre éstas últimas las F4, y así sucesivamente.

Las variedades de marihuana F1 fast version, early version, o quick, son cruces entre una variedad fotodependiente y una automática o autofloreciente. Las autoflorecientes son variedades que florecen independientemente del fotoperíodo. Así como encontramos variedades indicas o sativas, también existen las ruderalis.

Las ruderalis son variedades originarias de climas fríos como Rusia, Kazajistán y Siberia. Esta variedad es la que le confiere a las automáticas la característica de ser independiente del fotoperiodo. Por lo tanto, las F1 fast version son genéticas homogéneas que si bien no son automáticas, su genética parental le aporta una floración más corta.

Para acentuar en las F1 determinadas características de alguna de las variedades parentales se pueden realizar retrocruces o backcross BX. Los retrocruces se realizan cruzando la variedad F1 con el parental que posee la característica que deseamos acentuar. De esta forma obtenemos una generación de individuos BX1.

Si queremos acentuar aún más ese rasgo, se puede volver a cruzar el ejemplar BX1 con el parental para obtener un BX2 o squaring. Si lo queremos acentuar más, podemos volver a hacer el cruce de la F1 con el parental y obtendremos un ejemplar BX3 o cubing. El proceso se puede repetir las veces que haga falta generando individuos BX4, BX5 y así sucesivamente.

Los polihíbridos son variedades resultantes del cruce entre híbridos. Son variedades con gran vigor híbrido, pero que producen una descendencia muy heterogénea. Por esta razón se consideran inestables.

Genética de la marihuana

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.
¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta