Poda inferior: Marihuana con cortes de bajos

08 Apr 2020

¿Adoras los cogollos grandes, de cola densa y pesada? Entonces escucha esto. La poda de las partes más flacas de la marihuana —que no sirven de mucho— al ser retiradas regalan cogollos nutridos en el resto de la planta.


Por Nico Vaia

Si permanecen, esos brotes quitan la energía que deben aprovechar los cogollos para crecer más densos. ¿Por qué y cómo la poda puede hacer de una simple rama un poderoso ramo floral? ¿Y cómo aprovechar las ramas para reproducir la especie?

Cortar las ramas bajas y/o secundarias que no reciben tanta luz nos sirve para estimular el crecimiento medio y alto de la planta. De esta manera la energía se concentra en las ramas que han quedado. Con la poda baja sucede la generación de nuestros futuros cogollos grandes, de cola densa y pesada. Al no recibir tanta luz las ramas bajas crecerán chicas, débiles. Y sus flores serán muy pequeñas. Son esas florcillas que generalmente se terminan descartando en grandes cosechas.

Pero que también pueden ser aprovechadas. Hay cultivadores que prefieren no realizar podas bajas. Ya que con esos pequeños frutos hacen comidas, tinturas, aceites, y/o cremas medicinales. Otros en cambio, quizás más fundamentalistas, no tocan la planta porque prefieren que la energía fluya en su totalidad por la planta de marihuana. Y también piensan que cada rama de la planta es necesaria para una vida sin stress. Tener una planta madre también nos familiariza con la técnica de poda.

Ya que es muy necesaria para mantener la planta vigorosa, saludable y productiva. Las podas no solo nos sirven para controlar la altura. Hecha en las partes bajas de la planta, y la zona baja de los tallos principales, ayuda a prevenir plagas, hongos y ayuda a mantener genéticas a través de clones o esquejes.

Podemos aprovechar la poda de las partes bajas para hacer esquejes

Poda: plagas a la vista

Puedes tener un mejor control visual de las plagas con la poda correcta. Al retirar las ramas bajas puedes ver el tallo pelado y así reconocer fácilmente algún individuo extraño que ande merodeando o intentando subirse al espécimen. Y así actuar. Sea manualmente o con anti plagas orgánicos y naturales. Espolvorear el suelo con tierra de diatomeas es una muy buena opción para el control de plagas que se originan en los suelos. Muchas de las plagas se generan en la parte baja de la mata. Es decir, salen del sustrato. O llegan caminando directamente. Incluso se arrastran a través del suelo para trepar y colonizar nuestra mata. Si mantienes toda esa zona bajo control, es decir limpia, puedes prevenir cualquier tipo de invasión de manera más eficaz con la poda.

La poda de las partes bajas de la marihuana permiten crear tallos donde había ramas como se puede apreciar.

Podas y ventilación

Otro punto positivo de las podas bajas son que mejoran la ventilación. En un ambiente aireado logramos disminuir la humedad. El aire corre con mayor fluidez al quitar las ramas bajas. Generando las corrientes de aire necesarias para la prevención de hongos. Al podar las ramas ya no estarán cerca del piso y no nos tendremos que preocupar tanto con los riegos o por las lluvias. Al regar o al llover por lo general se mojan las ramas y lo que será peor los cogollos en el futuro. No detectado a tiempo un hongo puede crecer auspiciado por la humedad. Puedes poner un ventilador en el piso de tu sala o jardín. Con esto ayudarás a la renovación del aire.

Poda cannabis: esquejes y floración

Evita podar un mes antes de la floración. Así le darás el tiempo necesario a la nueva producción. Tras la poda las hormonas necesitan aproximadamente de tres a cuatro semanas para recuperar la concentración que tenían anteriormente. Podar entrando la floración puede generar un retraso en dicho proceso. Retirar hojas secas o dañadas también es beneficioso. Al cortar las ramas bajas, pequeñas y blandas podemos hacer esquejes y con eso mantener viva alguna genética que nos haya gustado. Se dice que los brotes de la parte baja son los mejores a la hora de enraizar. En mi caso he probado sacar esquejes de cualquier parte de la planta y me han funcionado bien. Mientras estén sanos y vigorosos y la técnica sea la apropiada no deberías tener problemas. Para hacer clones prueba sacar ramas tanto de arriba como del medio y de abajo y saca tus propias conclusiones.

La poda de las partes bajas de la marihuana permiten crear tallos donde había ramas como se puede apreciar.

Poda higiénica de cannabis

Es fundamental contar con una tijera filosa, cúter, u hoja de afeitar siempre limpia para realizar una poda sana. Ten en cuenta que al provocar una herida con el corte la planta queda expuesta a varios patógenos indeseados. Mantener las herramientas limpias evitará dolores de cabeza en el futuro. Que nunca falte alcohol y algodón en el botiquín cannábico. Y tampoco la poda certera. En el momento indicado. Sobre todo, cuando la idea es mejorar el cogollo central o un brazo de una buena rama a cargar de resina.

Existen varios tipos de poda que podemos realizar para beneficiar ese fruto. Entre ellas la apical, la poda fim y la poda baja o poda inferior en la planta de cannabis. Éxito con el corte. Con el desarrollo. Y más que nada con la floración, el secado y curado. Todos estos procesos bien hechos llevarán al éxito. Es decir, a un gran fumado placentero. Al aplicar la poda baja evitamos lidiar con estas pequeñas ramas que se hacen tediosas también a la hora de manicurar. Una tarea que parece interminable. Pero no lo es. Y de la que se puede aprovechar mucho.