Cómo y cuándo cosechar marihuana

Soft Secrets
22 Apr 2021

El momento de la cosecha está determinado por la maduración de los tricomas que puede observarse porque se van poniendo color ámbar. Las glándulas que desprenden las flores del cannabis se adhieren a todo lo que esté cerca.


¿Cuánto tardan en madurar los tricomas?

Las glándulas más cercanas a la flor se arremolinan en ella. Pero también quedarán adheridas a las hojas y los tallos. Dependiendo de la variedad habrá mayor concentración o menor. Por ejemplo, las variedades índicas que se cosechan más temprano tienen concentraciones superiores a las de variedades sativas que poseen un ciclo de floración más largo. En el Sur de América Latina pueden llegar a tener un ciclo de vida hasta mayo.

Mientras que una índica a principios de marzo ya puede estar dando signos suficientes de querer ser cosechada. ¿Cuáles son los signos que nos dicen que nuestra marihuana está pronta para ser cortada? La práctica más extendida entre los cultivadores es que cuando un determinado porcentaje (75%) de esos tricomas presenta coloración ámbar es el momento de arrancar la planta para comenzar el secado. Pero como todo en la vida, es una cuestión de gustos. Quizás quieras cortar antes para evitar el efecto narcótico que da la coloración ámbar de los tricomas con el paso del tiempo.

Tricomas lechosos y pistilos blancos

Un indicador importante para saber cuándo cosechar tu marihuana son los pistilos. Esos pelitos que salen de los cálices se van enredando en sí mismos sobre el cogollo. Cuando salen son verdes, y luego se van poniendo blancos hasta que se tornan naranjas, marrones, rosados, o rojos dependiendo de la variedad.

Ese es un momento interesante para el corte. Pero no es el único.  Los tricomas contienen los principios activos de la planta que van madurando en su interior. Al principio son traslúcidos. Pero con el paso de los días sucede la maduración. Entonces van tomando un color anaranjado, marrón que con los días se va haciendo más intenso. Eso quiere decir que los principios activos del cannabis van madurando. O en términos químicos: se van oxidando. Van pasando de su forma ácida a su forma activa. Por ejemplo, el THC antes de ser tal, es decir madurar, será THC-A. Y lo mismo ocurre con los demás cannabinoides. 

Cogollo cerca del punto de corte. Se observan los pistilos naranjas y los tricomas todavía lechosos. Foto: Avery Meeker.

¿Cuál es el momento para cosechar marihuana?

En definitiva, el punto de corte de la planta estará determinado por la maduración de esos tricomas. Y será el ojo del cultivador el que decidirá cuál es el mejor momento para hacerlo. El momento es aquel en que los cogollos están crecidos, cuando ya no podrán crecer más. Es el momento en que han dado todo de sí.

Pero esto así dicho no es suficiente para saber cuándo es el mejor momento para cosechar marihuana. Habitualmente se escucha que cuando el 75% de los tricomas está ámbar es el timming perfecto del corte. Pero esto no deja de ser una posibilidad. Hay quienes pueden entender y desear un porcentaje más bajo de tricomas maduros porque quieren un colocón más leve, por ejemplo.

Para muchos usuarios el 75% de tricomas maduros significa un efecto demasiado narcótico. Con este porcentaje el colocón es como somnífero para muchas personas. Para mirar los tricomas y elegir el punto de corte de la marihuana en tu jardín conviene conseguir una lupa con buen aumento para evaluar. Habitualmente se usa una de 20x.

Pero es algo que a simple vista también se puede observar en las flores. Aunque no hay como mirar toda la tarde tricomas. Son tan bellos. Luego de elegir el momento que desees para cortar deberás acondicionar la planta. Este proceso conviene comenzarlo antes. Unos días antes es conveniente evaluar la cantidad de follaje remanente. Si es mucho conviene que vayas podando las hojas.

Muchas variedades pierden solas las hojas antes de la floración. Verás que amarillean y caen, es normal. No te asustes. Sí asústate si ves flacos los tallos, con poca resistencia. Podrías tener un problema de algún bicho metido dentro, hongos o falta estructural de nutrientes, algo que notarás en una menguada producción de flores.  Otros cultivadores privan de luz a la planta en los días finales.

Una semana o dos antes pasan a la planta a un fotoperiodo de oscuridad absoluta. Muchas variedades responden sacando más resina como forma de responder al estrés. Si ya decidiste que es momento de cortar hay dos o tres opciones. Una es cortar el tallo lo más cerca posible del suelo, si es que la altura de la planta lo permite. La otra es sacarla de raíz y enjuagar el pan. Una tercera posibilidad es dejar algunos brotes para que la planta revegete y puedas seguir cosechando. Ya hemos publicado mucho de eso y lo puedes buscar en nuestra web asÍ: “Revegetación: cómo hacer varias cosechas con la misma planta de cannabis”.

Cómo hacer la cosecha de marihuana

Casi todos los manuales de cultivo de marihuana en el hogar coinciden en que el mejor momento de cortar las plantas es a primera hora de la mañana. Dos semanas antes de cortar debes dejar de darle suplementos nutricionales. Muchos cultivadores hacen un lavado de raíces para despojar al sustrato de cualquier residuo de fertilizantes. Para esto deberás darle dos veces el volumen del contenedor con agua.

Es decir, si tu maceta es de diez litros debes echar 20 de agua para lavar y enjuagar el exceso de nutrientes. Muchos cultivadores de cannabis hacen lavados de raíz para eliminar las trazas de cualquier fertilizante depositado en las raíces, que luego pueda modificar el resultado final. Sobre todo el sabor. Yo no lo hago ni lo recomiendo. Entiendo que si el cultivo es orgánico y que de verdad tenemos un suelo bien nutrido es una pena lavar ese logro que es un sustrato sano y orgánico.

Pero claro, si has echado demasiados químicos es conveniente que laves porque de lo contrario te terminarás fumando un montón de porquerías químicas que nadie quiere llevarse a los pulmones. Así que duplica la cantidad de litros que soporta la maceta y empieza a echar el agua en ella hasta agotarla. Y que sea la última vez. La próxima usa suplementos nutritivos orgánicos que puedes hacer en tu propia casa.

Cuida tu salud y cuida la salud del planeta. Intentemos dejar a las nuevas generaciones un planeta mucho mejor del que encontramos. El cultivo intensivo de marihuana o mal hecho en casa también puede ser un grave problema que no se termina cuando termina tu cultivo, incluso muchas veces tampoco finaliza aunque tú desaparezcas de este mundo porque son residuos químicos que se toman siglos para degradarse y en su camino matan la microbiota del suelo.

Flor de cannabis todavía madurando. Foto: Brian Jones.

Secado de marihuana en exterior

Si no vives en un lugar cuya humedad sea excesiva quizás quieras intentar colgar la mata entera en un lugar, siempre seco, oscuro y ventilado que esté limpio (desinfectado) además. Es un método de cultivo muy utilizado. Si vives en un área húmeda te recomiendo, cuando menos dejar colgando las ramas con sus cogollos como quien cuelga la ropa: en una cuerda con los cogollos atados de ella.

A esta altura los cogollos deberían estar sin hojas grandes. Si estás en una zona húmeda quizás sea buena idea retirar incluso las hojitas más pequeñas, al menos todas las que puedas. Comenzar esta tarea de manicurado cuando la planta está en su sustrato es también importante. Porque luego las hojas tenderán a doblarse encima del fruto y eso sí que puede desencadenar un problema de hongos.

No te creas que por haber cortado la mata se han terminado los problemas. En este camino que lleva por lo menos tres meses tenemos una amenaza superlativa por delante: los hongos. Son nuestra principal amenaza así que las principales precauciones deben estar destinadas a prevenirlos. Si alguno aparece apártalo de las demás flores, deséchalo rápido y monitorea el resto de la cosecha.

Si las condiciones de secado son las óptimas el proceso debería terminar en unas dos a tres semanas dependiendo de la humedad relativa del sitio a 50%. El cuarto debe tener un ventilador encendido que no le dé a las flores de lleno, sino que reciban indirectamente la corriente de aire con un movimiento oscilante que apunte por ejemplo a una pared, pero nunca directo porque acelerará el proceso inútilmente. La temperatura aconsejada es de 20º C. durante quince días.

Pero quienes hacemos el secado en un galpón y en climas húmedos podemos demorar más. El único inconveniente de no hacerlo en una sala con temperatura y humedad controlada es la adversidad del clima. Por lo que debemos estar mucho más atentos a las inclemencias del clima y sobre todo a la humedad alta.

Cuanto más pequeño es el racismo floral más rápido estará seco. Este período de secado pasará cuando la flor comience a tener un olor más claro. Es decir, cuando se vea menos verde, y pierda el aroma a clorofila tan característica de la hierba recién arrancada.

Tras el lento secado Una de las formas más utilizadas por los cultivadores de cannabis para saber si el proceso continúa es tomar una rama y doblarla. Cuando la rama al doblarse hace ese ruido de “crack” tan característico de una ramita seca es el momento de iniciar el curado.

Este proceso comienza en cajas de cartón. Notarás que las flores todavía no expresan todo su potencial aromático. Y que siguen húmedas. Así que prepara una caja de cartón tan grande como sea tu cosecha y deja los cogollos ahí dentro hasta que si hayan eliminado el olor a clorofila y estén casi secos. Abre la caja todos los días y remuévelos durante un minuto. Así pueden pasar otros quince días promedio.

Notarás que siguen verdes y son imposibles de fumar. Una vez que sí se han casi secado (pero no resecado) van a contenedores de vidrios sellados herméticamente que deberás abrir todos los días. Hasta que un día los cogollos habrán mostrado todo su potencial: los tricomas brillarán, las flores habrán secaron lo suficiente para armar uno, el fumar será suave y el bouquet de aromas a cannabis será pleno. Entonces dirás con la emoción de un nacimiento: qué bien lo he hecho.

S
Soft Secrets