¿Por qué elegir un cultivo de interior?

¿Por qué elegir un cultivo de interior?

El cannabis, como cualquier otra planta, puede ser cultivado en exterior o en interior con luz artificial. En interior tiene unas ventajas significativas. Plantas cuando quieres, montas la carpa de cultivo donde sea, es discreto y sobre todo puedes jugar a crear las condiciones óptimas de cultivo.
El cultivo en interior tiene, al menos, tres ventajas que lo han hecho muy popular. La primera es la oportunidad de cultivar plantas en cualquier época y con cualquier tipo de clima. Tu jardín de interior puede funcionar ininterrumpidamente y puedes cosechar hasta seis veces al año. La segunda ventaja es que puede montarse en cualquier sitio, no es necesario contar con una terraza o un jardín. La tercera ventaja, no menos importante, es la discreción (esto era crucial durante la época de la prohibición cannábica). Un armario de cultivo situado en el lugar adecuado nos dará gran satisfacción, siempre que esté oculto a los ojos de los curiosos.
Las cosechas de exterior están más expuestas al clima o al riesgo de ser descubiertas, pero resultan menos costosas y problemáticas. La luz solar es gratis, la lluvia puede regar las plantas por ti y resistirán muchos días e incluso semanas si te vas de vacaciones.

¿Por qué elegir un cultivo de interior?
El sistema monitorizado (sea of green) sólo puede probarse en interior.

Costes de cultivo

El cultivo de exterior cuesta menos que el cultivo de interior. Y la diferencia entre ambos puede ser muy significativa. Un armario de cultivo requiere, como mínimo, el uso de un sistema de iluminación artificial y un extractor de aire. Si eliges el riego automático debes añadir el coste de las bombas de agua, los tubos y goteros para distribuir el agua.
Un sistema hidropónico requiere, además, otros accesorios como los medidores de pH y EC, un calentador hermético y, si es necesario, un kit de hidroponía con todos los elementos necesarios para crecer y regar las plantas. Todos los componentes deben ser montados en una habitación adecuada, si no dispones de ella puedes optar por la instalación de uno de los armarios de cultivo disponibles en el mercado.
Un cuarto de cultivo consume electricidad continuamente. El coste de los abonos es más alto en cultivo de interior, pero esto depende en gran medida del sistema escogido, por eso no lo incluimos en esta estimación de costes.
Tomando todos los aspectos en consideración, las cosechas de exterior son más simples. Sólo necesitas escoger un pequeño espacio y unas cuantas macetas con tierra de buena calidad y ya puedes empezar, así de simple.

Diferencias entre cultivos

Granizo, lluvia, sequía y animales no están en el interior de un cultivo. Son una de las razones por las que las plantaciones de interior producen cosechas de calidad. Un armario de cultivo recrea las condiciones ideales para la floración y el crecimiento de las plantas, mientras que en exterior todo depende lo que decida la madre naturaleza que a menudo suele ser caprichosa. Pero no hay nada gratis, es más, en un cuarto de cultivo debes comprobar que las plantas están suficientemente alejadas de la lámpara, que la electrónica funciona sin fallos, y muchas cosas más.

Iluminación

Las diferencias entre la iluminación artificial y la luz solar obligan a los cultivadores a ciertos cuidados. En el cultivo bajo luces artificiales, cada centímetro de distancia entre las plantas y la lámpara cuenta. La intensidad de la luz generada por una fuente artificial desciende rápidamente conforme crece la distancia, los cultivadores de interior necesitan aprovecharla al máximo. Las habitaciones de cultivo se forran de material reflectante y los cultivadores buscan los reflectores con mayor rendimiento, los combinan con diferentes métodos para seguir el crecimiento que son exclusivos del cultivo de interior.

¿Por qué elegir un cultivo de interior?
Esto sólo puede suceder en una cosecha de exterior. Fuente: Paradise Seeds – Opium

Por otro lado, las plantas expuestas a la luz solar en una cosecha de exterior reciben luz desde todos los ángulos y a todos los niveles. Para que las flores crezcan de manera óptima, se atan las ramas de las partes bajas y, ocasionalmente, estas ramas bajas se doblan para lograr la máxima distancia entre plantas. En exterior no importa que las plantas crezcan con la misma altura, pero en interior es un requisito fundamental.
Por esta razón, el método Sea of Green (SOG) no se suele usar en exterior, mientras que en un cuarto de interior puede aumentar considerablemente la producción de cada cosecha. Obviamente, cada una de estas técnicas requiere tiempo. En un cuarto de cultivo, la altura de las plantas juega un papel clave para que todas reciban luz de manera uniforme. En conclusión, las plantas cultivadas en exterior requieren menos trabajo.
Las plagas y enfermedades son otra diferencia que vale la pena mencionar. Estos problemas afectan ambos métodos de cultivo, aunque en interior sean menos problemáticos. En una habitación de cultivo completamente cerrada, los riesgos son menores que en el exterior (donde parásitos y bacterias circulan libremente). Nuestro armario de cultivo de interior se puede limpiar y dejar libre de patógenos antes de empezar a cultivar, algo que es totalmente imposible en exterior y sólo puede lograrse parcialmente en un invernadero.
En cualquier caso, el riesgo de enfermedades en exterior es mayor que en interior. Además, la eliminación de parásitos es también más fácil en interior que en exterior, ya que el espacio es mucho más pequeño. También es más fácil en interior identificar pronto a los parásitos. Al aire libre las plantas pueden recibir ataques de plagas nocturnas que no se ven fácilmente, lo que convierte la elección del tratamiento adecuado en una decisión mucho más difícil. Por eso se recomienda la utilización de preventivos u otras formas de protección.

Clima y fertilización

La peor desventaja del cultivo de exterior es lo imprevisible que resulta el clima. Para que el cultivo de cannabis produzca resultados esperados como buena producción y alta calidad, se requiere agua y sol abundantes. No todas las regiones tienen la proporción ideal de sol y lluvia. Si pudiéramos escoger las condiciones climáticas ideales elegiríamos sol y calor.
Con el riego manual podemos conseguir una cosecha perfecta. En el autocultivo doméstico, la falta de agua puede remediarse con facilidad, mientras que la falta de sol da muchos problemas. Cuando el verano es frío y hay poco sol no se forman cogollos compactos y las plantas, a veces, ni siquiera maduran. Un exceso de lluvia al final del verano produce la aparición de hongos en los cogollos. De todos modos, el problema del moho es también bastante frecuente en los cultivos de interior, la diferencia es que es más fácil combatirlo.
La fertilización de las plantas cultivadas en exterior es más fácil y menos costosa, especialmente si la comparación la hacemos entre el cultivo de exterior en compost fértil y el cultivo hidropónico de interior. Si tienes la oportunidad de usar fertilizantes orgánicos como estiércol, guano de aves y similares, será suficiente. El coste de la fertilización en interior es más bajo cuando se usa compost, pero, en cualquier caso, será mayor que el de abonar en exterior.

Sabor y producción

En la época en que usé marihuana para aliviar los efectos adversos de la quimioterapia siempre preferí el cannabis cultivado en interior, su dulce efecto se adecuaba a mis necesidades. Obviamente, la experiencia es subjetiva y cada individuo sabe qué efectos tiene el cannabis sobre él o ella. Muchas personas, sin embargo, prefieren los productos de exterior por su sabor y efectos.

¿Por qué elegir un cultivo de interior?
Las variedades autoflorecientes de cannabis sembradas en junio florecen desde principios de julio y la maduración es muy rápida.

Otra diferencia entre ambos métodos es la cantidad que produce cada planta. Con el cultivo de exterior la cosecha puede ser de más de un kilo de flores secas por cada planta. Claro que no todo el mundo es capaz de obtener una cantidad así. La mayoría de cultivadores puede esperar obtener unos pocos cientos de gramos. Como la producción en interior de las plantas suele ser de 15 a 50 gramos por planta, la diferencia es considerable. También hay que recordar que las plantas de exterior sólo se cosechan una vez al año, mientras que en interior se pueden realizar varias cosechas durante el año.
Los cultivadores suelen tener su método de cultivo preferido en interior o exterior. En mi experiencia, encontré más gente cambiando de exterior a en interior. Hubo diferentes razones para este cambio, las más significativas se relacionan con la posibilidad de crear condiciones óptimas de cultivo en interior, lo que permite obtener un producto de la más alta calidad, así como la oportunidad de probar y descubrir nuevas alternativas de cultivo. Por otra parte, los cultivadores que trasladaron sus plantaciones desde el interior al exterior buscaban comprobar si podían lograr una cosecha de alta calidad también en exterior. En mi opinión, la peor desventaja del cultivo de exterior es el riesgo de perder la cosecha por mal tiempo, tras varios meses de trabajo en una plantación. Por supuesto, también necesitas disponer de un espacio exterior adecuado para las plantas. Tu frustración será aún mayor cuando pienses que tu próxima oportunidad no será hasta dentro de varios meses.
Mr. José / info@mrjose.eu

Posts Recientes

Sobre Soft Secrets

Soft Secrets es la fuente principal de información para el cultivo de cannabis, su legalización, cultura y entretenimiento. Nuestra audiencia es global, apasionada y diversa. Nuestra clave es conectar a las personas a través de información relevante y actual sobre salud, estilos de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis en todo el mundo.
¿NECESITAS AYUDA PORQUE TIENES UN PROBLEMA RELACIONADO A LAS DROGAS? CONTACTA A TU LÍNEA DE APOYO LOCAL CUANTO ANTES. EN CASO DE RIESGO DE VIDA LLAMA AL 911 AHORA.

Deja un comentario