Raleo, corte de raíces y pinzamiento: mejora el rendimiento a pura tijera

Raleo, corte de raíces, pinzamiento y muchas otras técnicas de cultivo de cannabis ayudan a tener más y mejores frutos, además de facilitar el cultivo o adaptarlo a nuestras necesidades específicas. Reducir la cantidad de ramas y hojas hace más fácil controlar, repeler o combatir plagas, también poner tutores y ataduras.

Raleo, corte de raíces y pinzamiento son claves en el cultivo de cannabis. En el ciclo de vida de las diferentes plantas de cannabis cultivadas para cosechar flores con distintos usos, sabemos de la infinita cantidad de técnicas y métodos para llegar al producto, desde orgánicos hasta cultivos hidropónicos. Por lo general, todas las plantas son podadas, en ambientes o cultivos silvestres. Una lluvia o viento fuerte puede romper las ramas superiores, pero también las ramas inferiores. Los brotes y hojas grandes (de plantas portentosas o muy frondosas) que no reciben luz, empiezan a debilitarse y frecuentemente terminan secándose, esas heridas se convierten en potenciales zonas donde pueden proliferar hongos, por ejemplo.

Poda que te poda: Raleo, corte de raíces y pinzamiento

Se pueden cultivar plantas sin podar, aunque el rendimiento (cantidad, calidad y duración del cultivo) dependerá del tamaño de la planta al momento de la cosecha, del tamaño de la maceta, el sustrato, abonado y condiciones del micro clima donde se encuentren.
Mantener plantas madres para hacer esquejes y mantenerlas en continua vegetación tiene que ver con el manejo de varios tipos de podas para que los ejemplares crezcan saludables.
Lo que pasa adentro de la planta químicamente con la poda es un movimiento, redistribución y estimulación de las hormonas vegetales que crean nuevos puntos de crecimiento (meristemas), algunos activan la competencia por la dominancia apical y otras podas estimulan y traslocan éstas hormonas para activar puntos de crecimiento en casi toda la planta. Las hormonas más activas para formar nuevas células son las auxinas.
Las podas más frecuentes son la poda apical, de formación y podas sanitarias. Existen también otros manejos como la poda de raíces que a veces se puede confundir con labores propias del trasplante de plantas cultivadas en envase a otro más grande, donde el terrón con raíces se escarifica para estimular la formación de nuevas y saludables raíces que colonicen rápidamente el sustrato nuevo sin detener el crecimiento propio cuando se podan las raíces.

Pinzamiento

Empezando con una planta de semillas la poda apical (pinzamiento) se realiza cortando el ápice de la planta después de los primeros cuatro pares de hojas verdaderas a medio centímetro del último par de yemas. El objetivo es formar una planta con dos ramas principales. Con los esquejes enraizados, dependiendo del tamaño, el ápice se poda dejando abajo del corte algunos brotes. El pinzamiento de todas las ramas es una poda “suave” con las mismas características que la apical pero al realizarse en toda las ramas se forman plantas más compactas, un poco más bajas y muy ramificadas.

Descopado

En plantas más grandes el ápice se puede cortar a la altura más conveniente y se le nombra poda de copa o “descopado”. Nunca se tiene que hacer una poda severa como ésta cerca de la floración y menos cuando las flores estén creciendo, para las plantas madres se puede realizar en el momento esquejar y/o cuando hay límites de altura se puede doblar y atar el ápice de la planta para luego cortar el tallo principal.
El descopado de una planta muy alta tiene algunas variables, cuando se corta muy cerca del ápice se van a desarrollar más las dos ramas cercanas al corte como en la apical, pero si podamos un tercio del tallo principal la planta crece más en todos los brotes y ápices, funciona de la misma manera en todas las ramas.

Poda de raíces

Podar las raíces cuando el sustrato es un bloque compacto de raíces es una buena manera de rejuvenecer el sistema radicular, eliminando raíces viejas, muertas o hasta con plagas (poda sanitaria). Es una labor útil si una planta estuvo sin cambiar de maceta por bastante tiempo o para controlar el crecimiento de plantas madres. En ambas situaciones se puede elegir entre cambiar a una maceta más grande o usar la misma maceta y adicionar sustrato nuevo. Algunas recomendaciones básicas para esto es usar un cuchillo afilado y limpio, sustrato nuevo y rico en nutrientes (más nitrógeno) y disponer de un lugar fresco y sombreado para que la planta se recupere sin problemas.
Con ésta poda sucede lo mismo que con las podas aéreas, las raíces también se ramifican, duplican en cantidad y vuelven a absorber agua con nutrientes de manera más eficiente. Siempre se debe reducir la cantidad de follaje después de podar para balancear la perdida de raíces con la absorción de agua y transpiración de la parte aérea, se combina con podas de formación, raleo de ramas débiles/enfermas, apical o pinzamientos. Se nota el éxito de la poda cuando la planta empieza a recuperar el crecimiento.

Raleo

Las poda de formación o de raleo fotos está asociada a casi todas las podas, pero específicamente se usa para mantener plantas de cannabis con formas que no son naturales y siempre están orientadas a obtener la mejor calidad y cantidad posibles en condiciones específicas de cada cultivo. Se hace cortando las ramas que están en el interior de la mata y no van a ser muy productivas ni van a dar productos de buena calidad. Las partes de la planta sombreadas no producen energía y se mantienen vivas gracias a las zonas de la planta que sí reciben buena intensidad de luz, por lo tanto las ramas a la sombra son una especie de ramas parásitos. Siempre se hacen estas podas fuera del período de floración.
En indoor en etapa vegetativa, en la última quincena de diciembre en exterior en plantas de tamaño mediano a grande. Aporta en calidad y facilidad para manicurar, más que en cantidad. Los cogollos al estar al sol crecen más compactos, resinosos y grandes porque reciben todos los nutrientes de un sistema radicular mucho más grande que la parte aérea, la planta no tiene fugas de nutrientes a zonas con escasa luz que no producen la fotosíntesis al 100% ni cogollos de buen calibre.
En la época de floración la poda de formación o de raleo es importante porque va a circular más aire en el interior de la planta evitándose zonas donde proliferen patógenos. Reducir la cantidad de ramas y hojas nos hace más fácil controlar, repeler o combatir plagas, poner tutores y ataduras.
Todo este tipo de manejo puede ser un gran combo ya que por ejemplo en un ciclo completo estival de exterior podemos hacer en la última quincena de diciembre un supercropping en el ápice de una planta de unos 70 centímetros, a los diez días hacer la poda apical, y raleo de ramas chicas y sombreadas hasta un mes o veinte días antes que empiece la floración por ejemplo y obtenemos un arbusto muy vital, productivo y con menos hojas que revisar. Raleo, corte de raíces y pinzamiento: son las claves, pero hay otras como hemos visto.

Posts Recientes

Sobre Soft Secrets

Soft Secrets es la fuente principal de información para el cultivo de cannabis, su legalización, cultura y entretenimiento. Nuestra audiencia es global, apasionada y diversa. Nuestra clave es conectar a las personas a través de información relevante y actual sobre salud, estilos de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis en todo el mundo.
¿NECESITAS AYUDA PORQUE TIENES UN PROBLEMA RELACIONADO A LAS DROGAS? CONTACTA A TU LÍNEA DE APOYO LOCAL CUANTO ANTES. EN CASO DE RIESGO DE VIDA LLAMA AL 911 AHORA.

Deja un comentario