Diseña tu tabla de riego personalizada según la relación de N-P-K de los distintos suplementos

dosier-riego-y-marihuana

Fertilización del cannabis. ¿Cómo combinar los mejores fertilizantes para la marihuana?

Dentro del mundo del cultivo cannábico, existen casi infinitas posibilidades de fertilización y suplementación, para ayudaros a conseguir los cogollos más explosivos y sabrosos que podáis imaginar.

La relación NPK, los potenciadores de sabor, estimuladores de floración, finalizadores de cosecha, los microorganismos, medir el pH y la conductividad eléctrica, etc, pueden parecer conceptos algo complicados, pero como siempre, en Soft Secrets, os traemos la información técnica más completa, para despejar todas vuestras dudas sobre la fertilización de la marihuana.

Somos conscientes de que elegir entre la amplísima oferta de fertilizantes y suplementos disponibles para marihuana, es una tarea arduo complicada. Nunca viene mal un poco de asesoramiento cuando se trata de elegir la mejor gama de fertilizantes para nuestras queridas amigas vegetales. Pedir consejo en vuestro grow shop o tienda de cultivo especializada, siempre es la mejor opción. Así como leer toda la información de calidad que caiga en vuestras manos y compartir vuestras experiencias con otros cultivadores.

Proporcionar una fertilización adecuada para cada etapa del ciclo de vida del cannabis, es una de las claves fundamentales para el éxito de todo cultivo.

Teniendo claros algunos conceptos clave, seréis capaces de suministrar los mejores alimentos a vuestras plantas, sea cual sea el tipo de fertilizantes escogidos. Lo realmente importante es que todos los aditivos estén desarrollados con los mejores ingredientes, ya sean de origen orgánico o inorgánico, y que se apliquen en la proporción correcta, combinando cada uno de ellos de forma que satisfagan todas las necesidades de las plantas, en cada momento.

dosier-riego-y-marihuana
La adición de estimuladores de floración favorece una producción explosiva.

 

La fertilización de origen orgánico o natural siempre será nuestra opción favorita, por ser más respetuosa con el medio ambiente, además de por dejar menos residuos y un mejor sabor en los cogollos. Otra ventaja de la fertilización orgánica es que el sustrato o el suelo en el que cultivamos pierde sus propiedades más lentamente, y puede ser reutilizado, tomando las precauciones adecuadas.

¿Cuál es el mejor sistema de nutrición para las plantas de marihuana?

No existe una sola respuesta para esta pregunta, ni se puede afirmar que tal o cual sea la mejor línea de productos de fertilización para marihuana, porque esto dependerá en gran medida del tipo de cultivo, de la variedad y de las condiciones ambientales. Sin embargo, sí que existen grandes fabricantes de soluciones nutritivas y otros aditivos que cuentan con la confianza de casi toda la comunidad de cultivadores de marihuana a nivel global.

dosier-riego-y-marihuana
Shiskaberry cultivada con la gama de Advanced Nutrients.

 

Una apuesta segura es escoger entre algunas de las grandes marcas que llevan años trabajando en el desarrollo de fertilizantes cada vez más específicos y de mayor calidad; Advanced Nutrients, Grotek, Emerald Harvest, Canna o Terra Aquatica, son solo algunos ejemplos.

La fertilización durante la fase de crecimiento del cannabis. La importancia del nitrógeno

Las plantas son seres excepcionales, capaces de sobrevivir solo con un poco de sol, agua y una cantidad mínima de nutrientes. Sin embargo, cuanto más nos acerquemos al nivel óptimo de satisfacción de las necesidades nutricionales de una especie vegetal, mayor será la producción y la calidad en la cosecha de dicho cultivo.

Los elementos que las plantas necesitan se suelen clasificar en macronutrientes y micronutrientes:

  • Los macronutrientes son aquellos que la planta consume en mayor cantidad, y que son esenciales para su desarrollo. Estos son el Nitrógeno (N), el Fósforo (P) y el Potasio (K). La mayoría de fertilizantes comerciales reflejan en su etiqueta la proporción que contienen de cada uno de estos macronutrientes. Por ejemplo; NPK 4 – 2 – 1 indica que contiene 4 partes de Nitrógeno, 2 partes de Fósforo y 1 parte de Potasio, por unidad de medida.
  • Los micronutrientes son aquellos que, a pesar de ser utilizados en menor cantidad, cumplen funciones importantísimas para el correcto desarrollo de las plantas. Por ejemplo, ayudan a que el resto de nutrientes esenciales sean asimilados mejor, e intervienen en numerosos procesos celulares y de sintetización enzimática. Algunos de los micronutrientes más importantes son: Calcio, Magnesio, Silicio, Manganeso, Zinc, Boro, Azufre.

Durante la etapa de crecimiento del cannabis, las plantas necesitan, un aporte extra de nitrógeno (N) y algo de potasio (K).

La fase de crecimiento vegetativo suele durar de dos semanas a un mes en interior, y entre dos ó tres meses en exterior, según las variedades y el clima. La mayoría de sustratos comerciales de calidad contienen gran parte de los nutrientes necesarios para los primeros 10 o 15 días de vida de las plantas, no siendo necesario añadir ningún fertilizante durante este periodo. Si cultivamos con sustratos inertes, en sistemas hidropónicos o sustratos light, un buen enraizante en los primeros días de vida y un abono base de crecimiento rico en nitrógeno a partir de la segunda semana, suele ser suficiente para un óptimo desarrollo.

dosier-riego-y-marihuana
Cogollo de Stardawg repleto de resina, casi a punto de cosechar.

 

Aplicar en cada riego, una cantidad suficiente de agua a cada maceta, de manera que se drene un poco del agua por la base de cada una de ellas, es una buena forma de eliminar y prevenir la acumulación, en el sustrato, de nutrientes no asimilados por las plantas.

En cultivos con sustratos de origen orgánico, los aditivos a base de complejos de microorganismos, son una opción cada vez más popular para mejorar la microvida y la calidad del suelo. Contienen bacterias, levaduras, aminoácidos y hongos micorrizas, muy beneficiosos para regular el equilibrio físico – químico – biológico del suelo, favoreciendo un desarrollo radicular sano y vigoroso. Además, previenen el desarrollo de otras bacterias y hongos perjudiciales para las plantas, y ayudan a fijar el nitrógeno y otros elementos en el suelo.

¿Con qué frecuencia se debe añadir fertilizante en el agua de riego?

Lo normal, en sustratos orgánicos, es alternar los riegos con fertilizante y los riegos con agua sola, para evitar que los nutrientes se acumulen en el sustrato, dando lugar a problemas de sobrefertilización. Es decir, si en un riego hemos abonado, en el siguiente regaremos sólo con agua. Transcurridos unos 10 días desde la germinación, se puede comenzar a añadir algún fertilizante base de crecimiento, orgánico o inorgánico, según vuestras preferencias. Es aconsejable empezar siempre con la dosis mínima recomendada, e ir aumentando a medida que crecen las plantas.

El abonado durante la fase de floración del cannabis

Durante el proceso de floración de la marihuana, las plantas dejan de crecer en altura, y comienzan centrar todo su esfuerzo en la formación y engorde de los cogollos. Las necesidades nutricionales cambian a medida que se van desarrollando las flores, de tal modo que la demanda de nitrógeno disminuye, y aumentan los requerimientos de fósforo y potasio progresivamente. Por este motivo, los fertilizantes específicos para cada etapa del ciclo de vida del cannabis, tienen formulaciones con diferentes concentraciones de cada macro y micro nutriente.

dosier-riego-y-marihuana
Tabla de riego utilizando los fertilizantes de Advanced (unidades expresadas en ml).

 

Por otro lado, el aporte de ciertos suplementos potenciadores y estimuladores de floración proporcionarán una energía extra, que tus plantas agradecerán con cosechas más sabrosas, más abundantes y más rápidas.

¿Qué fertilizante base utilizar en la floración?

La respuesta a esta pregunta vendrá determinada por factores como el sistema de cultivo utilizado, el tipo de sustrato, las variedades escogidas o las preferencias del cultivador. En primer lugar, hay que escoger entre los fertilizantes para floración orgánicos y los inorgánicos, o de origen mineral.

Los de origen orgánico son más respetuosos con el medio ambiente, aunque algunos cultivadores comerciales, prefieren el empleo de fertilizantes de origen mineral, alegando que son asimilados por las plantas más rápidamente que los de origen orgánico. Su coste, algo inferior, también influye en el hecho de que sean más utilizados por los cultivadores de cannabis a gran escala.

Existen infinidad de fabricantes de fertilizantes de alta calidad específicos para el cultivo de cannabis, que podéis encontrar en vuestro grow shop de confianza. Iguana Juice Bloom (Advanced Nutrients), o Solo – Tek Bloom (Grotek), son solo algunos ejemplos.

Estimuladores de floración

Los estimuladores de floración para cannabis ayudan en la formación de nuevas flores y en el desarrollo de entrenudos más cortos. Con ello, se consigue una floración mucho más explosiva y exitosa. Son compuestos que incrementan la actividad enzimática y proteínica, indispensable para la biosíntesis de los cannabinoides, como el THC y el CBD.

Normalmente, se suelen utilizar al inicio de la floración y durante las primeras semanas, aunque esto dependerá de las recomendaciones de cada fabricante. La aplicación foliar es la mejor forma de introducir los estimuladores de floración, porque son absorbidos y asimilados más rápidamente por las plantas.

Un ejemplo de estimulador de floración orgánico de alta calidad es Bud Ignitor (Advanced Nutrients).

Potenciadores de sabor

El sabor y aroma de cada variedad de marihuana está determinado, en gran medida, por los terpenos, una serie de compuestos que se producen en los tricomas junto a los cannabinoides. Estas moléculas son las responsables de las diferentes gamas aromáticas de cada especie del reino vegetal. Recientes investigaciones, han demostrado que los terpenos actúan en sinergía con los cannabinoides, incrementando su potencial medicinal.

Los potenciadores del sabor y el aroma, están formulados para estimular la producción de terpenos y resina en los cogollos. Se suelen utilizar desde el inicio hasta el final de la floración, de forma similar a los carbohidratos.

Además de utilizar estos potenciadores, es indispensable que las plantas se encuentren en un estado óptimo de salud y que la temperatura del espacio de cultivo no sea demasiado elevada. El calor excesivo durante la floración deteriora los tricomas y terpenos.

Enzimas, vitaminas y aminoácidos

Los suplementos enzimáticos, los aminoácidos y las vitaminas, también desarrollan un papel importantísimo en los ciclos metabólicos de las plantas durante la floración. Ayudan a absorber mejor los nutrientes, reduciendo el gasto energético, y mejorando el estado de salud general de las plantas.

Los complejos a base de vitaminas, aminoácidos y enzimas son muy efectivos para superar situaciones de estrés, ayudar a prevenir el ataque de plagas y hongos, incrementar la micro vida beneficiosa del sustrato y para acelerar el desarrollo de las plantas. Se trata, en definitiva, de una ayuda extra para favorecer una floración explosiva.

Fósforo, potasio y carbohidratos. Aditivos para el engorde y desarrollo de los cogollos.

Todas las especies vegetales que realizan la fotosíntesis metabolizan los nutrientes para transformarlos en hidratos de carbono y otras formas fácilmente asimilables. Un aporte extra de estos azúcares naturales supone que las plantas puedan destinar esta energía a otras funciones.

Los carbohidratos proporcionan mayor tamaño, mejor sabor y más resina a los cogollos. Además, sirven de alimento para los microorganismos beneficiosos que se alojan en el sustrato, ayudando a producir enzimas, ácidos orgánicos y vitaminas que facilitan la solubilización de nutrientes como el fósforo.

Los compuestos ricos en carbohidratos aportan un extra de energía que las plantas utilizan durante el desarrollo y engorde de los cogollos. Ayudan en la acumulación de almidón, mejorando el sabor y la calidad de los cogollos, dando lugar a cosechas mucho más productivas. Estos dos elementos son fundamentales, durante el periodo de floración.

El fósforo juega un papel muy importante en todos los procesos naturales de nuestras plantas, además de actuar como estimulante en la producción de raíces y de flores. También se encarga de favorecer el transporte de nutrientes a todas las partes de las plantas.

El potasio está implicado en facilitar la absorción de nutrientes de difícil asimilación. También juega un papel fundamental en la formación de almidones y azúcares, esto se traducirá más tarde en un aumento considerable del tamaño de los racimos florales  y en una espectacular mejora del sabor y del aroma.

Los fertilizantes concentrados ricos en fósforo (P) y potasio (K), favorecen el incremento de peso en las flores, una vez que estas ya han empezado a formarse. Se suelen utilizar a partir de la primera mitad de la floración, hasta dos semanas o diez días antes de cosechar.

Finalizadores y endurecedores de cogollos

Llegando al final de la etapa de floración, algunos cultivadores utilizan suplementos a base de potasio que promueven el endurecimiento de los cogollos. Se emplean durante las tres últimas semanas de floración y hasta 7 ó 10 días antes de cosechar.

El potasio es necesario en cantidades relativamente grandes para obtener grandes rendimientos. Es vital en la activación de más de 80 enzimas vegetales que regulan diversas funciones, incluyendo la apertura y cierre del estoma necesario para el intercambio de gas adecuado y el uso del agua. El potasio es también muy importante en la utilización y conversión de fósforo en una fuente de energía aprovechable,  y juega un papel crucial en la acumulación de azúcares por la planta.

Los finalizadores de cosecha están desarrollados para limpiar las sales acumuladas en el sustrato al final del ciclo cultivo. Actúan bloqueando el exceso de nutrientes presentes en el macetero y facilitando su eliminación por el drenaje.

De este modo, nos aseguramos de que nuestros cogollos tengan un sabor y aroma óptimos. Con este fin, se recomienda no utilizar ningún fertilizante durante las dos últimas semanas antes de la cosecha, realizando los riegos sólo con agua.

Ejemplo cronológico de un plan de fertilización para cannabis

Fase de crecimiento (pH = 6, E.C = 0.8):

  • Semanas 1 y 2: Enraizante + Microorganismos
  • Semanas 3 y 4: Base crecimiento + Microorganismos + Vitaminas / Enzimas / Aminoácidos

Fase de floración (pH = 6.5, E.C = 1.2 – 1.7)

  • Semanas 1 y 2: Base floración + Estimulador de floración + Carbohidratos + Microorganismos
  • Semanas 3 y 4: Base de floración + Carbohidratos + PK + Potenciador de sabor
  • Semanas 5 y 6: Base de floración + Carbohidratos + Endurecedores + Potenciador de sabor
  • Semana 7 y 8:  Finalizador de cosecha y Lavado de raíces.

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.
¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta