Agua y cultivo de cannabis

Agua-y-cultivo-de-cannabis
Última actualización
El agua es parte de los seres humanos y de todos los demás seres vivos. El agua transporta los fluidos necesarios para la vida de las plantas y de los animales. El agua (H2O) existe en estado líquido, sólido y gaseoso. Cuando el agua es pura, no tiene olor ni sabor.

La luz reflejada suele darle un aspecto azulado, especialmente cuando se concentra en glaciares. Muchas sustancias, incluyendo las sales de fertilizante, se disuelven con facilidad en el agua, que es conocida como el disolvente universal. La mayoría de fuentes de agua rara vez son puras. Las impurezas del agua son “invisibles” una vez disueltas y formando parte de la solución.

Agua-y-cultivo-de-cannabis
Este filtro sencillo elimina las partículas y el cloro del suministro de agua.

¿Cómo determinar la calidad del agua para el cultivo de cannabis?

Mide su alcalinidad, el pH y la electroconductividad, EC, de donde deducimos el Total de Solidos Disueltos, TSD. La alcalinidad es la capacidad de neutralizar o amortiguar la acidez de una solución, y afecta al pH del agua, a su equilibrio ácido-alcalino.

El calcio (Ca) y el magnesio (Mg), dos minerales o sólidos disueltos, neutralizan el pH, logrando que la adición de sales minerales ácidas o fertilizantes no afecte mucho al pH. El agua pura o casi pura que contiene muy pocos minerales disueltos o ninguno se considera agua blanda, ya que posee poca o ninguna capacidad neutralizadora. El pH del agua blanda (ver a continuación) puede experimentar fluctuaciones extremas cuando se añaden sales ácidas de fertilizantes.

Regar marihuana con agua dura

El agua dura contiene cantidades significativas de minerales disueltos. Lo más habitual es utilizar las concentraciones de calcio (Ca) y de magnesio (Mg) como indicadores de la dureza del agua. Cuando el agua se calienta, los carbonatos (formados por la reacción del CO2 con bases) del agua dura precipitan (se asientan), formando las acumulaciones de cal de las tuberías, de la alcachofa de la ducha y demás.

El jabón no hace mucha espuma con agua dura porque reacciona formando sales de calcio o de magnesio, que son insolubles. El agua que contiene entre 100 y 150 miligramos de carbonato cálcico (CaCO3) por litro (mg/l) es aceptable para cultivar cannabis.

Sin embargo, el agua puede tener 400 ppm de sodio y seguir siendo blanda, pero entre 60 y 120 ppm de Ca hacen que sea dura (según la escala que se utilice). Para más información acerca del agua dura, haz una búsqueda de “agua dura” en el foro de www.marijuanagrowing.com.

Agua-y-cultivo-de-cannabis
Los arroyos de montaña de Vancouver, Columbia Británica, constituyen una fuente excelente de agua fresca y limpia, pero la mayoría de fuentes de agua a las que tienen acceso los cultivadores distan mucho de ser prístinas.

Regar marihuana con agua blanda

El agua ablandada suele haber sido tratada con sodio, que se enlaza con los iones de calcio y magnesio, anulando la capacidad de éstos para formar depósitos de cal o interferir con los detergentes. En España, tenemos agua dura; ponemos sodio (sal granulada) en el lavavajillas para que no se formen manchas de cal en los platos.

Puedes percibir el sabor del sodio en el agua que ha sido ablandada. Los descalcificadores se utilizan para alargar la vida útil de las tuberías, las bombas, etc., así como para aumentar la efectividad de los jabones. El agua blanda contiene menos de 50 miligramos de calcio por litro (50 ppm), y ha de ser suplementada con calcio y magnesio. Los niveles de sodio superiores a 50 ppm son perjudiciales para el crecimiento del cannabis. Los iones de sodio intercambian el lugar que ocupan con el compuesto químico al que están ligados, sacando a todos los iones multivalentes (Ca2-, Mg2-) con un número similar de cargas monovalentes (Na-). Cada ion de Ca que se enlaza suelta dos iones de Na debido a la diferencia de carga, en una proporción de dos a uno (en ppm, 100 ppm de Ca eliminados incorporan 200 ppm de sodio a cambio).

El potasio suele ser una alternativa mejor, pero resulta un poco más cara. Tanto el potasio como el sodio están presentes en la resina que emplean los descalcificadores de agua, y ambos son iones monovalentes: potasio (K-) y sodio (Na-). El potasio es una opción mejor para el cannabis y para los seres humanos. El sodio resulta más económico y está disponible ampliamente, pero el potasio es más efectivo.

El sistema métrico facilita la medición del residuo seco por litro. Puedes medir el residuo seco por litro vertiendo un litro de agua en una bandeja y dejando que se evapore. El residuo de sólidos disueltos que queda tras la evaporación del agua es el residuo seco por litro. Este residuo se mide en gramos.

Haz la prueba en casa para comprobar la cantidad de impurezas que hay en el agua que utilizas. A los fertilizantes les cuesta penetrar en el tejido de las raíces cuando tienen que competir con los sólidos disueltos que hay presentes, especialmente con el sodio. El agua que está cargada con niveles altos de sólidos disueltos (sales en la solución) puede ser aprovechada, pero requiere diferentes tácticas.

El agua altamente salina que contiene sodio bloquea la absorción del potasio, el calcio y el magnesio. El agua cargada de sales siempre da problemas. Si el agua contiene 300 ppm o menos de sólidos disueltos, deja que al menos el 25% del agua de riego drene fuera de la base de los contenedores cada vez que riegues.

Agua-y-cultivo-de-cannabis
Este filtro sencillo elimina las partículas y el cloro del suministro de agua.

Si el agua contiene más de 300 ppm de sólidos disueltos o más de 50 ppm de sodio (Na), usa un filtro de osmosis inversa para purificar el agua antes de utilizarla en el jardín, luego reconstituye con Calcio y Magnesio.

La acumulación de sales disueltas de fertilizantes suelen llegar a ser tóxicas en los jardines de macetas. El exceso de sales inhibe la germinación de las semillas, quema los pelos radiculares, así como las puntas y los bordes de las hojas, y atrofia las plantas.

Enjuaga el medio de cultivo para expulsar la acumulación excesiva de sales, utilizando 3 litros de agua por cada litro de sustrato. Repite el lavado usando una solución suave con fertilizante y el pH corregido. Lava el medio de cultivo cada 2-4 semanas para evitar una acumulación tóxica.

En los climas secos, el agua dura y el agua del pozo suele ser alcalina, normalmente contiene bastante cantidad de calcio y magnesio. La marihuana utiliza grandes cantidades de ambos nutrientes pero, si hay demasiado calcio y magnesio, éstos pueden acabar acumulándose en la tierra. En general, el agua que sabe bien a las personas también les gusta a las plantas.

cannabis
La sal ha empezado a acumularse en esta alcachofa de ducha. Esta acumulación proviene de los sólidos disueltos (sal) del suministro de agua. Las mismas sales también se depositan en la tierra y en los contenedores.

Los minerales se disuelven en las aguas subterráneas a partir de rocas y sedimentos. Las fuentes de agua en zonas desérticas o con poca lluvia contienen niveles relativamente altos de sales minerales disueltas. Por ejemplo, el sur de España e Italia, el suroeste de Estados Unidos y gran parte de México tienen altos niveles de sales minerales disueltas en sus aguas subterráneas.

Más del 85% de los jardines de Estados Unidos tienen agua dura. Muchos ríos y arroyos en Alaska, la región de los Grandes Lagos y Tennessee tienen agua moderadamente dura. El agua dura o moderadamente dura fluye por casi todos los estados norteamericanos. Los arroyos de Arizona, Kansas, Nuevo México y el sur de California tienen el agua más dura, con niveles de minerales disueltos superiores a 1.000 ppm.

El agua blanda fluye en muchas zonas de Hawái, Nueva Inglaterra, el Noroeste del Pacífico y los estados sureños del Atlántico y el Golfo. Si quieres hacerte una idea de lo dura que es el agua en distintas partes de EE.UU., puedes visitar www.qualitywatertreatment. com/city_water_guide.htm.

Tratar el agua blanda para el cultivo de cannabis

El pH sigue aumentado en el agua blanda y en el agua purificada con pocos minerales disueltos (menos de 60 ppm) debido a la escasa o nula capacidad neutralizadora. Remedia este problema estabilizando el pH y añadiendo calcio y magnesio solubles, disponibles en tiendas de cultivo con el nombre “Cal-Mag”.

cannabis
El agua blanda permite que el jabón haga espuma.

Tratar el agua dura para el cultivo de marihuana

Emplea la mejor opción: un filtro de ósmosis inversa dimensionado para tus necesidades.

Tratar agua ácida o alcalina para el cultivo de cannabis

Si la EC es baja, la acidez o la alcalinidad son débiles, y no darán problemas.

Si la acidez o la alcalinidad están producidas por iones multivalentes, estos añadirán directamente un protón H u OH (compuestos que no alteran las cosas por asociación).

Por ejemplo, un ácido orgánico es débil, y requiere menos hidróxido añadido para neutralizarse, a diferencia del ácido fosfórico, que requiere más hidróxido para neutralizarse.

Pueden darse otras condiciones, incluyendo la concentración y la fuerza (molaridad) de una solución de ácido/base. Elimina las sales que causan el problema con un filtro de ósmosis. O invierte en un sistema sofisticado de inyección para monitorizar y ajustar el pH.

Muchos inyectores, en particular los fabricados por Anderson, tienen múltiples entradas de inyección que pueden suministrar soluciones de distintas fuentes, siguiendo una secuencia para ajustar el pH y proporcionar nutrientes específicos.

¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.