Receta: Medialunas y croissants de cannabis

Medialunas-y-croissants-cannábicos
Última actualización
Esta vez les compartimos una deliciosa receta que mezcla lo más dulce y esponjoso de la culinaria francesa con lo más sublime de las posibilidades cannábicas en la cocina. Una receta para chuparse los dedos almibarados. Apronten los ingredientes y prendan el horno. 

Está receta de croissants de cannabis es el sueño de los amantes de las medialunas y de todos los que probaron algún día de paso por Francia un croissant de manteca. Y en este caso le agregamos cannabis.

La particularidad del tradicional croissant francés es el uso de una masa fermentada y hojaldrada con manteca. Que según mi experiencia, es una meta culinaria tan alta como la autosuficiencia para el cultivador de cannabis. Cosecha tras cosecha vamos mejorando nuestros cultivos, receta tras receta vamos mejorando nuestras delicias. Para llegar a la meta del croissant cannábico pasé todo un fin de semana horneando croissants, usando diferentes recetas, variando los ingredientes, las formas y técnicas.

Las primeras pruebas las hice sin cannabis, ya que era la primera vez. Y también sabía por amigos cocineros y reposteros que existían muchas posibilidades de fallar.

Al principio me salieron unas masas duras. Nada que ver con el resultado esperado. Yo soñaba con una masa liviana y crocante. Pero los primeros croissant eran más parecidos a unos cuernitos de chicharrón dulces.

La segunda tentativa tuvo mejores resultados. Los croissant estaban muy parecidos en aspecto y gusto al resultado deseado, pero está vez se distinguía claramente una textura de brioche además de haber desinflado un poco durante la cocción.

En la tercera prueba intenté una receta más simple, sin hojaldre. Más parecida a unas medialunas. Muchas recetas emplean leche y huevos, yo sólo usé agua y aceite de coco para una opción vegana. Aceite de coco infusionado en cannabis. Así quedaron las medialunas cannábicas.

Medialunas cannábicas.
Medialunas cannábicas.

Medialuna cannábica

Como siempre, antes que todo, hay que extraer el cannabis durante una hora a baño maría. Se calientan 60 gramos de aceite de coco con tres gramos de flores picadas. Luego se filtra el aceite y dejamos enfriar un poco. Sin que vuelva a endurecer para poder agregar el aceite líquido.

Mientras tanto preparamos una masa con la levadura disuelta en agua tibia con parte de la harina y del azúcar. Dejamos reposar esta masa durante una hora. En un lugar cálido para que duplique su volumen.

En otro cuenco mezclamos el resto de la harina, el azúcar, la sal, ralladura de limón y en el centro vertemos el aceite de coco líquido. Poco a poco vamos mezclando y agregando la levadura hasta obtener una masa homogénea.

Dejamos leudar de vuelta en un lugar cálido y, luego de media hora, volvemos a amasar para volver a darle a la masa su tamaño original. Cortamos en dos pedazos la masa y estiramos sobre una superficie enharinada un círculo de unos cuarenta centímetros de diámetro. Cortamos el círculo en cuatro y luego cada cuarto en tres, de tal forma que terminamos con 12 triángulos por cada círculo de masa. En el medio de cada triángulo cortamos la masa verticalmente un centímetro, de tal forma que parece una torre Eiffel. Enrollamos desde la base hasta la punta y delicadamente disponemos la media luna en una placa con la punta por abajo para que no se abra a la cocción.

Dejamos leudar de vuelta en un lugar cálido y luego de media hora a una hora, cocinamos por unos 15 a 20 minutos en un horno pre calentado a 200 grados. Saliendo del horno se pueden pincelar con almíbar para darles un efecto brillante y un extra de dulzura. En total salen 24 medialunas y se puede comer de dos a cuatro según la tolerancia de cada uno y el efecto deseado.

Croissant: la revancha

Con una buena dosis de paciencia y dedicación, volví a estudiar buscando trucos para lograr el tan delicioso croissant francés con cannabis. Los parámetros a tomar en cuenta para realizar esta masa son numerosos. Por ejemplo, la alternancia de temperatura fría y templadas junto a los tiempos de espera son esenciales para que la masa repose entre cada vuelta.

Estirar la masa muy suavemente sin aplastarla es lo más importante para lograr un resultado final hojaldrado. También es necesario dejar los croissant leudar suficiente tiempo antes de hornearlos. Tienen que doblar su volumen, pero nada más. Si se inflan demasiado al salir del horno se aplastan.

Para esta receta es necesario tener manteca cannábica pronta. Se puede cocinar a baño maría por una a dos horas. Se usan 200 gramos de manteca con 10 gramos de recortes y dos tazas de agua. Luego de filtrar la preparación para separar la materia verde, nos queda el líquido que al enfriar endurece la manteca que se separa del agua.

El principio de la receta es parecida a la anterior. Se prepara la masa y se deja leudar en un lugar templado. Luego de una hora se amasa para volver a darle su forma inicial y se deja reposar una media hora en la heladera. El truco es tener la manteca bastante fría pero moldeable y aplastada. Se estira la masa en forma de rectángulo con el centro dos veces más alto que las extremidades, se dispone la manteca cannábica en el centro y se recubre la manteca en cada extremidad. Encerrándola en la masa. Y se le da un cuarto de vuelta de tal manera que la cerradura que estaba horizontal quede vertical.

Se vuelve a poner la masa en la heladera y luego de una hora se repite la misma operación. Se estira la masa en forma de rectángulo y se pliega en tres para volver la masa a la heladera por una hora por última vez. Se estira la masa en un rectángulo y con un cuchillo se cortan triángulos de unos 10 centímetros de base sobre 20 centímetros de alto. Se repiten las mismas operaciones que la receta anterior para armar los croissants y hornearlos.

La última prueba fue la vencida, la más parecida al famoso croissant hojaldrado con manteca cannábica. Aunque seguí con el efecto brioche, consecuencia de aplastar demasiado el hojaldre mientras estiraba la masa, haciendo que la capa de manteca desapareciera y se fundiera con la masa. Al fin y al cabo, en la cocina o en el jardín, se trata de pruebas y errores.

Ingredientes 24 medialunas veganas

  • 500 gramos de harina.
  • 150 gramos de azúcar.
  • 200 ml de agua tibia.
  • 8 gramos de levadura seca.
  • 60 gramos de aceite de coco.
  • Ralladura de medio limón.
  • ½ cuchara de sal.

Ingredientes 24 croissants de manteca

  • 500 gramos de harina.
  • 50 gramos de azúcar.
  • 300 ml de agua.
  • 15 gramos de levadura.
  • 12 gramos de sal.
  • 200 gramos de manteca cannábica.
¡Coma despacio! 
Consuma con cuidado. Es preferible experimentar con una dosis de comida cannábica baja para empezar. Siempre hay tiempo de aumentar poco a poco hasta encontrar la medida que conviene para disfrutar y solo disfrutar. 
Es necesario ser cuidadoso con la dosis empleada, la calidad de la materia prima y la situación de consumo. Si, por ejemplo, tiene el estómago vacío será una condicionante para tener en cuenta. Es preferible que esté descansado, bien alimentado e hidratado y lo haga en un lugar donde se sienta a gusto. No es recomendable mezclar comida cannábica con alcohol u otras drogas. Y si es la primera vez que lo hace, hágalo en pequeñas porciones. Siempre hay tiempo para probar más. La comida con cannabis puede demorar entre 40 minutos y una hora en hacer efecto.
¿NECESITAS AYUDA PORQUE TIENES UN PROBLEMA RELACIONADO A LAS DROGAS? CONTACTA A TU LÍNEA DE APOYO LOCAL CUANTO ANTES. EN CASO DE RIESGO DE VIDA LLAMA AL 911 AHORA.

Deja un comentario

Posts Recientes

Sobre Soft Secrets

Soft Secrets es la fuente principal de información para el cultivo de cannabis, su legalización, cultura y entretenimiento. Nuestra audiencia es global, apasionada y diversa. Nuestra clave es conectar a las personas a través de información relevante y actual sobre salud, estilos de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis en todo el mundo.