Bonsái LED de cannabis

La poda se hace para controlar aspectos biológicos o morfológicos en las plantas. Ya sea para lograr discreción en el cultivo de exterior. O mejorar aprovechamiento de la luz o para controlar cepas sativas de crecimiento extremadamente vigoroso en interior. Este es el caso en que nos detendremos. Veremos una forma poco conocida para controlar la Y Griega de MedicalSeeds.

¿Bonsái cannábico? Sí. Es posible tener un pequeño arbolito de cannabis. Hay que hacer las podas indicadas en el momento preciso y tener un buen plan nutricional. Para este experimento se utilizó un sistema hidropónico casero. Fue construido con dos tarros de pintura de 25 litros. Más una bomba de agua y un poco de fibra de coco.

Germinando el bonsái

El primer paso es obviamente germinar la semilla. Hice el proceso de  germinación en un disco de turba prensada. Empapado en agua a pH 5,8. Una vez humedecido el disco se hace un agujero de un centímetro de profundidad en el centro e insertamos la semilla. Luego ponemos el disco ya con forma cilíndrica en nuestra mano apretando para que libere el agua sobrante quedando solamente la humedad necesaria.
Posteriormente, colocamos el cilindro de turba sobre un plato. Lo cubrimos con un domo con el objetivo de preservar la humedad. Al tercer día ya podemos ver asomarse la semilla en la superficie lo que indica que el proceso ha sido exitoso. Que se encuentra listo para pasar al siguiente estadio de “plántula”. Llamamos plántula al ejemplar que muestra el primer par de hojas. Que además de los cotiledones y cuya raíz ya ha escapado por el cilindro de turba. No es recomendable por ningún motivo retirar la malla protectora del cilindro. Ya que estropear raíces en ese periodo puede significar traumas en la adultez.

Trasplantando el bonsái hidro

Una vez que nuestra plántula tenga esas características trasplantamos al sistema hidropónico de confección casera. Una especie de DutchPot con sistema de circulación continua. Fue fabricado a partir de dos tarros plásticos de pintura de 25 litros. Uno de estos tarros se corta por la mitad justo en los 10 litros.
Se hicieron agujeros en la superficie que no superen el diámetro de un tornillo. Ya que el sustrato utilizado es fibra de coco y de tener agujeros más grandes podríamos ensuciar la mezcla de nutrientes y correr el riesgo de obstruir la bomba de agua. Esta mitad es la que usaremos de maceta para contener el sustrato. El otro tarro lo dejaremos completo sin agujerear la superficie ya que actuará como contenedor de la mezcla de nutrientes.
Por un lado tenemos la maceta de diez litros y por otro el contenedor de 25 que atravesaremos con cinco tornillos hasta los 11 litros de agua. Los tornillos servirán para mantener la maceta elevada y no sumergida en la mezcla. Luego instalamos la bomba en el interior sacando la manguera abastecedora poniéndola alrededor del tallo de nuestra plantita.

Brote del bonsái

Cuando la plántula se adapte, es decir que aparte de cotiledones y las dos hojas iniciales, tenga un brote apical central definido, debemos esperar la aparición de los dos brotes axiales que rodean al ápice central. Cuando esto ocurre debemos proceder a realizar la primera poda apical (de primer grado). Sin necesidad de esperar tres nudos más, esta primera poda apical dará origen a la proliferación de dos nuevos apicales debido al re direccionamiento de las hormonas de crecimiento. Ya no en un solo sentido sino potenciando dos nuevos ápices a los que llamaremos de segundo grado.
Luego de tener dos apicales de segundo grado debemos aplicar una nueva poda apical a cada uno de los apicales de segundo grado. Tratándolos como si fueran un apical principal. Así, al cabo de un par de días tendremos los nuevos cuatro apicales de tercer grado.
La hidroponía es ventajosa. La velocidad de recuperación es superlativamente superior al cultivo biológico. Donde la espera es demasiado larga.
Sobre todo con una variedad cuya floración es de 90 días como es la Y Griega. Una cruza de dos variedades de predominancia sativa (Amnesia Haze X Kali Mist). Esta cepa es una de las más difíciles de controlar, ya tempranamente en crecimiento vegetativo tiende a espigarse. Sin embargo, la reputación que ganó de empalidecer hasta los más expertos fumadores me hace intuir que es una excelente elección para este experimento.

SuperLining: nutrición, iluminación

El “Bonsái/SuperLining” no es simplemente MainLining. En un MainLining las podas son cada tres nudos. La primera después del tercer nudo. Y las podas de los apicales de segundo grado también, tras el tercer nudo. Esto hace más prolongada la fase vegetativa. Pudiendo llegar a tardar tres meses en vegetativo para iguales resultados.
Aunque se vea parecido, la planta no es un bonsái propiamente. En ningún momento se produce una poda de raíces, lo cual es fundamental en un bonsái ornamental.
El tamaño es provocado por utilizar un LED de baja potencia en este caso un UFO LED de 90W con fotoperiodo 24/24. Esto permite, por una parte internodos mínimos y por otra que el crecimiento no se detenga. Ya tenemos 16 apicales y la planta no pasa los 10 centímetros de altura.
Es de suma importancia monitorear constantemente la electro conductividad (EC) y el pH de la solución nutritiva ya que añadir otro elemento de estrés podría arruinar todo el proyecto.
La mezcla de nutrientes que usé es de la línea pH Perfect de AdvancedNutrients. Durante los 15 primeros días utilicé: 15mL Grow, 15mL Micro, 15mL Bloom, 10 gotas de RapidStar de GeneralHydroponics. Como el pH quedó muy bajo –cerca de 5,2– añadí Silicato de Potasio con un doble objetivo. Primero, fortalecer las paredes celulares y segundo: subir el pH hasta estabilizarlo en 6 y una EC de 1,6. Después del primer cambio de mezcla las medidas deben adecuarse. Y una vez en floración debemos cambiar los valores nuevamente.
Luego de la última poda solo hay que dejar crecer unos cinco nudos para tener el espacio suficiente para el cambio en el foto periodo que requerirá espacio.

Lámparas y floración

Reemplazamos el LED UFO de 90W por un equipo de alta presión de sodio balastro VKB y ampolleta de 400W y modifiqué el foto periodo a 12/24. Así experimenté un explosivo crecimiento, la planta al percibir el fin del verano inducido comenzó a florecer.
El sodio de alta presión provocó la explosión del crecimiento de los apicales por lo que se hizo necesario aplicar un amarre para mejor aprovechamiento de la luz. Las amarras se hacen con cables de red o cables PIN que conforman un cable UPT de red. Su estructura es bastante maleable y son resistentes por ser de cobre y estar recubiertos con aislante que protege la planta. Para facilitar el amarre debemos hacer múltiples agujeros en la elipse superior de la maceta. Mientras más agujeros hay, más versátiles serán las amarras. Que tienen el objeto de organizar los brazos para que la luz llegue a todos ellos.
La última etapa antes de esperar las pre flores es hacer un raleo. Podando todo lo que sea inviable o se encuentre muy cerca del sustrato. Ya que las hojas débiles cerca del cogollo humedecido son caldo de cultivo para hongos. Después del raleo podemos seleccionar solo aquellos apicales más vigorosos y desestimar aquellos inviables. En este caso seleccionamos solo 20 de los 32 iniciales.

Posts Recientes

Sobre Soft Secrets

Soft Secrets es la fuente principal de información para el cultivo de cannabis, su legalización, cultura y entretenimiento. Nuestra audiencia es global, apasionada y diversa. Nuestra clave es conectar a las personas a través de información relevante y actual sobre salud, estilos de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis en todo el mundo.
¿NECESITAS AYUDA PORQUE TIENES UN PROBLEMA RELACIONADO A LAS DROGAS? CONTACTA A TU LÍNEA DE APOYO LOCAL CUANTO ANTES. EN CASO DE RIESGO DE VIDA LLAMA AL 911 AHORA.

Deja un comentario