Todo sobre el hachís al agua

El método del hachís al agua utiliza una combinación de agua, hielo y agitación para separar las glándulas de la materia vegetal. El hielo, el agua y la materia vegetal se ponen en un cubo que ha sido

El método del hachís al agua utiliza una combinación de agua, hielo y agitación para separar las glándulas de la materia vegetal. El hielo, el agua y la materia vegetal se ponen en un cubo que ha sido forrado con bolsas. Estas bolsas de filtración son similares a las mallas que se usan para separar el polvo de resina. Filtran las glándulas según su micraje, separando el hachís del resto del material. Una micra es la millonésima parte de un metro, o 0,001 milímetros. El material se remueve para soltar los tricomas. La materia vegetal queda atrapada y flota en la bolsa superior, mientras que las glándulas, que son pesadas y se hunden, son recogidas en la bolsa inferior.

Los sistemas disponibles comercialmente emplean múltiples bolsas para separar las glándulas en distintas calidades. A diferencia de cuando se separa polvo de resina, el material se separa en una pasada en lugar de haciendo cribas repetidas. Normalmente, el material se procesa de una vez. Hay productores comerciales de hachís que lo procesan dos veces para capturar más THC.
El hielo tiene un propósito doble: como agitador contra el cual se procesa el material, y para hacer que el material esté muy frío, de forma que las glándulas y la materia vegetal se separen con facilidad. Una vez que el material ha sido agitado en agua fría, se deja asentar. A continuación, se separan las bolsas, y van retirándose las glándulas de cada una. Cuando el hachís al agua esté seco, estará listo para fumar. (Véase el vídeo en YouTube “Ask Ed Grow Tip: Hash Making”.)

Bolsas hechas El Ice-O-Lator

El primer invento de Mila Jansen fue el Pollinator. Su interés en mejorar los métodos para hacer hachís, también la llevaron a desarrollar el sistema de extracción llamado

Ice-O-Lator.

Según Mila, los experimentos con procesados en agua no rendían mucho, literalmente, hasta que apareció un producto en 1997 llamado el Extractor. Después de probarlo, Mila incluyó el Extractor en su línea de productos durante algún tiempo. Aunque esta máquina suponía un hito conceptual en el procesado del hachís al agua, los Extractor que se vendieron tenían problemas mecánicos, y Mila tuvo que tratar con clientes descontentos, cuyos sistemas se habían estropeado en menos de un año.

Esto llevó a Mila a experimentar con su propio diseño, usando los principios de funcionamiento del Extractor. Creó un sistema manual, más simple, llamado Ice-O-Lator. Este sistema de bolsas empezó a estar disponible en 1998. Desde entonces, ha sido refinado y expandido hasta incluir tres tamaños estándar, en los cuales pueden procesarse entre 200 y 1.200 gramos de material a la vez, más un Ice-O-Lator de viaje y un sistema de grandes dimensiones que puede usarse en la lavadora. Pollinator también tiene sus propias lavadoras de 19 y 76 litros.

El sistema de bolsas Ice-O-Lator consiste en dos bolsas, con las cuales se forra un cubo sellable del tamaño apropiado. Se añaden hielo y agua y, a continuación, se pone el material seco dentro del cubo. Una batidora estándar de cocina fijada a la tapa del cubo agita el material. La bolsa superior contiene toda la materia vegetal. Las glándulas se filtran a través de la malla de la primera bolsa y se recogen en la malla más fina de la segunda bolsa. El agua restante del cubo contiene partículas de materia vegetativa, incluyendo nutrientes que la hacen adecuada para el riego del huerto o de las plantas de casa.

Bubble Bags

Bubble Bags son el diseño de Fresh Headies, de Canadá. Bubbleman, el maestro jefe de hachís de Fresh Headies ha viajado de manera extensiva difundiendo las virtudes del hachís al agua. También se le puede encontrar como moderador en foros online sobre este tema.

Las Bubble Bags están disponibles en los tamaños de 3,8 litros, 19 litros y 76 litros. Los dos tamaños más grandes pueden adquirirse como sistemas de filtración de tres bolsas o de ocho bolsas. El sistema de ocho bolsas separa el hachís en categorías más afinadas. La diferencia de tamaño entre las glándulas de THC maduras y las sobremaduradas o prematuras permite que sean separadas en distintas calidades.
Las Bubble Bags funcionan de forma parecida al sistema Ice-O-Lator, pero con modificaciones. Primero, la bolsa filtrante más gruesa se fija en un cubo, y se añaden el agua, el hielo y la materia vegetal. El material se agita mediante una mezcladora de cocina o un mezclador de pintura conectado a un taladro. Una vez que el material se ha asentado, la bolsa inicial se retira y se exprime. La materia vegetal contenida en esta bolsa, se pone aparte. Este material puede procesarse de nuevo. El producto resultante será de inferior calidad, adecuado para cocinar.

Forra el cubo vacío con las demás bolsas. La bolsa más fina va primero, de manera que estará en el fondo. El agua verde se vierte en el cubo forrado con las bolsas de filtro. Retira las bolsas una por una, y recoge el material del fondo de cada una. Deja que la resina se seque. Desecha el agua o aprovéchala para regar las plantas.

Bolsas caseras

Es posible hacerte tus propias bolsas, o hacer una pequeña cantidad de hachís al agua sin usar ninguna bolsa. Para fabricar las bolsas, consigue malla de serigrafía del tamaño adecuado. Las mallas estándar están disponibles en varios incrementos de tamaño, entre los deseables 100 a 150 hilos por pulgada (25,4 mm).

La malla tiene que estar unida a un material firmemente tejido y resistente al agua (el nailon funciona bien) de manera que la malla forme la base de la bolsa. Pueden hacerse múltiples bolsas con distintos niveles de criba entre 50 y 150 micras para separar la resina al agua, según su calidad.

La malla mas fina produce el hachís más puro. Las distintas bolsas han de diseñarse para que encajen unas dentro de otras, siendo la más grande la bolsa de malla más fina, y la más pequeña la bolsa de malla más gruesa. También es conveniente contar con una bolsa aparte para filtrar en basto (200-250 micras) y separar el grueso de la materia vegetal en la primera fase. Esta bolsa debería forrar el cubo. No se pone en capas con las otras bolsas, por lo que debería ser tan grande como permita el cubo.

El método del cubo

Los materiales esenciales para el método del hachís al agua son los mismos, ya sea usando un sistema comercial, o trabajando con tus propias bolsas caseras.

Equipamiento
•    Hielo
•    Agua fría
•    Peróxido de hidrógeno
•    2 cubos con una tapadera por lo menos
•    Material seco a base de recortes, hojas o cogollos
•    Mezcladora de mano o taladro con accesorio para mezclar pintura
•    Sistema comercial de bolsas o bolsas caseras
•    Guantes largos de goma
•    Toalla grande
•    Rollo de papel toalla
•    Cuchara o tarjeta de plástico

 

Método
Primero, los cubos y el resto del equipamiento han de ser limpiados y esterilizados. Mezcla 295 ml de peróxido de hidrógeno al 3% por cada litro de agua para enjuagar el material.

Si utilizas una bolsa en la primera pasada, pon esta bolsa en el cubo. Añade agua y hielo a partes iguales hasta llenar dos terceras partes del cubo. Añade la materia vegetal. Con los guantes largos de goma puestos, usa las manos para sumergirla en el agua con hielo. En un cubo de 19 litros pueden procesarse hasta 100 gramos de materia vegetal. 

Si se utiliza una mezcladora de cocina, se hacen agujeros en la tapadera del cubo para acomodar los accesorios de mezclado. Esto evita que el material se salga mientras está siendo agitado. También permite que la mezcladora funcione sin tener que sujetarla con las manos.

Usando la herramienta elegida (mezcladora de cocina o taladro con accesorio para mezclar pintura), agita el material durante 15 minutos, y deja que se asiente la mezcla después. Si empleas un sistema comercial, debería usarse la velocidad recomendada en las instrucciones. Por regla general, las velocidades más bajas funcionan bien cuando se mezclan cantidades en menos de 19 litros. Las velocidades medias o rápidas son mejores cuando se utiliza un sistema de 19 litros o más. Al mezclarse, el material se vuelve espumoso. Puede que quieras retirar la espuma antes de seguir agitando.

Mezcla el material hasta cuatro veces durante 15 minutos cada vez. Mezclar el material más veces produce mayor rendimiento, pero también da como resultado más partículas de materia vegetal. Los tiempos más largos producen resultados menos puros, especialmente si no hay múltiples bolsas que separen las distintas calidades de resina. Cuando se emplea un mecanismo único de recolección, la primera pasada debería durar menos tiempo. Una vez recogido este hachís, la materia vegetal puede volver a procesarse durante un tiempo más largo. El uso de múltiples bolsas permite procesar el material de una vez, sin sacrificar una recogida de alta de calidad.

Una vez completada la última pasada, deja que la mezcla se asiente durante 30 minutos como mínimo. Esto permite que las glándulas tengan tiempo de hundirse en los filtros de recogida. Si se ha derretido todo el hielo, puede añadirse más. Cuando el tiempo es frío, el cubo puede dejarse fuera para mantener fría la mezcla.

Una vez que el material se ha asentado, llega la hora de separar las glándulas. Si la agitación se ha hecho dentro de una bolsa, saca ésta, retirando la masa de materia vegetal. Ahora, el cubo contiene agua verdosa con una especie de cieno en el fondo. Este cieno es la resina al agua y una pequeña cantidad de partículas de materia vegetal.

Forra el segundo cubo con la bolsa o las bolsas de recolección. La bolsa de malla más fina va en el fondo, así que es la primera que se pone en el cubo. La bolsa más gruesa es la última que se añade, creando la capa superior. La primera bolsa ha separado todo lo que tiene un tamaño mayor de 200-250 micras, dependiendo del tamaño de la malla. Las capas sucesivas de bolsas separarán los distintos tamaños para ti.

Vierte el agua en el cubo forrado con las bolsas filtrantes. Despacio, levanta cada bolsa, dando tiempo para que drene el agua. Ten paciencia. Si el fondo de la bolsa parece atascarse, puede ser necesario apartar el material a un lado. Agita el material lo menos posible.

Después de retirar cada bolsa, apóyala en la toalla para absorber el exceso de agua. Se puede eliminar más agua envolviéndola con toallas y exprimiéndola. El interior de cada bolsa contiene un material de color bronceado a marrón, similar al lodo. Con cuidado, pon la bolsa de manera que el material sea accesible. Seca el material con papel toalla. Retíralo de la bolsa usando una tarjeta de crédito o una cuchara. Si se usan múltiples bolsas, mantén separados las distintas calidades.

Pon el material en un recipiente de fondo plano, o en un plato u otra superficie donde pueda secarse, y déjalo a oscuras en un sitio fresco donde corra el aire, aunque no tanto como para que pueda volarlo cuando esté seco. El material se secará en unas 12 horas, pero deja que pase una semana entera para que se seque y se cure por completo. Aunque se use parte del material antes, deja que se evapore la humedad del material restante para que no sea susceptible al moho.

El método del filtro de café

Este método funciona bien para producir hachís al agua a pequeña escala, y utiliza equipamiento común de cocina. Pica la materia vegetal hasta alcanzar una consistencia gruesa. Las cafeteras de cono son como una versión más apuntada de las cafeteras estándar de cesta. Son baratas y están disponibles en tiendas o en la web. Se recomienda el tamaño número 4 o superior. En las tiendas donde se encuentra el cono, están disponibles filtros tanto desechables como reutilizables.  Este método produce un buen hachís, pero el proceso no está controlado por filtros precisos de tamaños por micras. Tampoco hay una filtración final de las partículas de materia vegetal, por lo que el producto no es tan puro como el hachís que se hace con un sistema de bolsas.

Equipamiento
•    Hielo
•    Agua fría
•    Materia vegetal seca (picada en basto)
•    Batidora
•    Cuenco para la mezcla
•    Colador de tela o de alambre
•    Cafetera de cono de una taza
•    Filtro de café reutilizable y metálico para cono, o malla de serigrafía
•    Filtros de café
•    2–3 tarros grandes de cristal con tapas herméticas
•    Paños de cocina
•    Papel toalla
•    Utensilio para raspar (cuchara, tarjeta de presentación o de crédito)

Método
Llena la batidora hasta la mitad con materia vegetal. Añade hielo y agua fría a partes iguales, hasta que la batidora se llene del todo. Pon en marcha la batidora a toda velocidad, déjala en marcha entre 45 segundos y 1 minuto. Permite que la mezcla se asiente. Repite este paso tres o cuatro veces. Cuantas más veces hagas funcionar la batidora, mayor será el rendimiento; sin embargo, más materia vegetal se reducirá a partículas pequeñas, bajando el nivel de pureza del resultado.

Vierte la mezcla de la batidora en un cuenco a través de un colador. Los cuencos diseñados para verter mezclas, como los que se usan para las tortitas o los de 2 litros que se usan para medir, son los que funcionan mejor. Este paso separa la masa de materia vegetal. 

Ahora, vierte este agua a través del filtro reutilizable de café en los botes de cristal hasta llenar dos tercios de su capacidad. Los botes de cristal para envasar en tamaño de un litro funcionan bien. El material se recogerá en el filtro de café. Ésta es la materia vegetal más pequeña. Las glándulas son demasiado pequeñas para quedar retenidas en el filtro reutilizable de café, pasan con el agua a los botes de cristal. Añade otros 235-475 ml de agua a los botes de cristal a través del filtro para arrastrar las glándulas restantes. 

Sella los botes y déjalos en el frigorífico durante una hora. Las glándulas se asientan y forman una especie de lodo en el fondo del bote. Dar unos ligeros golpecitos a los botes contra la tapa de una mesa ayuda a que se asiente parte del material que flota.

Saca los botes de la nevera con cuidado, sin remover el material que se ha reunido en el fondo, y vierte entre la mitad y las dos terceras partes del agua. El objetivo es retener las glándulas que están reunidas en el fondo, al tiempo que se elimina tanta agua como sea posible.

Monta el cono sobre un contenedor apropiado, como un bote de litro. Vierte el agua restante y el lodo a través del filtro de café con un filtro desechable de papel. El flujo de agua a través del filtro se ralentiza a medida que se recoge el material, pero deja que drene completamente.

Retira con cuidado el filtro de papel del cono. Aplánalo con el material dentro usando una toalla.

El material puede secarse antes o después de sacarlo del filtro de café. El secado dentro del filtro de café tarda un poco más, pero la resina está protegida frente a accidentes varios y es más fácil de retirar del papel cuando ambos están secos. Para secar la resina en el filtro de café, pon éste sobre una capa de papel toalla o paños de cocina. Una vez seco, abre el filtro por la junta.

Recoge el material con una cuchara o con una tarjeta de plástico o de papel. Deja que el material se seque por completo antes de prensarlo o guardarlo, lo cual tarda un día o dos según las condiciones ambientales y la cantidad que se está secando.

Algunos consejos

Utiliza un sifón en vez de verter el agua para eliminar entre la mitad y dos terceras partes del agua del contenedor. Esto te proporciona mayor control y crea menos turbulencias, de modo que no se perturba el cieno que hay en el fondo del contenedor.
Usa una alfombrilla de propagación para germinar y clonar –mantiene la temperatura a 23 ºC- o una alfombrilla calefactora en su ajuste más bajo. Los deshidratadores de comida ajustados a baja temperatura también son una fuente eficaz de calor controlado.
El método del bote coctelera El método más simple para hacer hachís al agua es usando una coctelera casera. Este método es el más sencillo en términos de tiempo y equipamiento, pero también produce la cantidad menor de hachís, y el producto no será tan puro como el que resulta de usar métodos con bolsas de filtrado en micras. La agitación a mano requiere más trabajo, pero no se necesita electricidad y puede llevarse a cabo en cualquier sitio en que puedan reunirse los materiales.

Equipamiento
•    Hasta 28 gramos de recortes, hojas o trocitos de cogollos que estén secos y quebradizos
•    Agua
•    Hielo
•    Bote sellable de cristal
•    Colador de tela o de alambre
•    Cuchara con ranuras o colador de té
•    Cono de café (#4)
•    Filtros de papel para café
•    Paño de cocina
•    Papel toalla
•    Utensilio para raspar (cuchara, tarjeta de presentación o de crédito)

Método
Reduce el material de marihuana a polvo grueso, similar a las especias para cocinar como el orégano o la albahaca, usando un picador de marihuana o un molinillo de café durante unos instantes.

Pon el material en un bote, hasta llenar una cuarta parte. Pueden servir los botes de medio litro, de litro o de dos litros. Añade agua muy fría y hielo a partes iguales hasta que el bote esté casi lleno. Deja unos 2,5 cm de espacio en la parte superior del bote, séllalo y agítalo durante 10 minutos.

Vierte la mezcla de agua y material en un cuenco y déjalo asentarse en la nevera durante una hora. La mayor parte del hielo se derretirá en este tiempo.

Retira la materia vegetal que flota con la ayuda de un colador de té o una cuchara con ranuras. La materia vegetal puede guardarse y procesarse de nuevo. La agitación manual no hace que se desprendan todos los tricomas en la primera pasada.

Una vez que la materia vegetal ha sido retirada, deja que el cieno vuelva a asentarse en el fondo del cuenco durante 15-20 minutos. Drena despacio entre la mitad y las dos terceras partes del agua, prestando atención a mantener toda la resina cenagosa en el fondo del bote. Monta el cono forrado con un filtro de papel para café. Vierte el resto del contenido del cuenco a través del cono. A medida que la resina al agua se amontona en el fondo del filtro, el agua drenará más despacio. Deja que drene todo el agua del filtro. A continuación, quita el filtro del cono, dejando que se aplane con la resina mojada dentro. Colócala sobre un paño de cocina y seca con cuidado todo el agua que sea posible presionando con el paño o papel toalla.

Abre el filtro de café por la junta y sepáralo como las alas de una mariposa. Recoge el material de dentro usando una cuchara o una tarjeta para soltarlo del papel. El material es más fácil de separar del filtro de café, cuando está seco o un poco húmedo solamente. El material puede secarse antes o después de sacarlo del filtro. Aunque parte del material se use antes de que el secado se complete, el resto de la resina al agua debería secarse al aire durante un día o dos para reducir las probabilidades de moho. Cuando la resina al agua está seca, puede ser usada, guardada o prensada.

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.
¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta