Tiendas pioneras en Austria

La primera “célula” de Bushplanet empezó a funcionar en el centro de Viena durante el mes de julio de 1997. Sus responsables firmaron un contrato con el negocio que ya existía en ese local para subarrendar unos 20 metros cuadrados. Esto hizo que el pequeño Bushplanet se convirtiera en el primer comercio de Viena que ponía a la venta material de cultivo y productos de head shop. En la práctica, se trataba de la primera tienda de cultivo de la capital austriaca.

La primera “célula” de Bushplanet empezó a funcionar en el centro de Viena durante el mes de julio de 1997. Sus responsables firmaron un contrato con el negocio que ya existía en ese local para subarrendar unos 20 metros cuadrados. Esto hizo que el pequeño Bushplanet se convirtiera en el primer comercio de Viena que ponía a la venta material de cultivo y productos de head shop. En la práctica, se trataba de la primera tienda de cultivo de la capital austriaca.

Gracias a la rapidez con la que crecía el número de clientes, pronto se hizo evidente la necesidad de contar con más espacio. Un año y medio después de la inauguración, se cogió el resto de la tienda, aumentando el espacio hasta unos 300 metros cuadrados.

Desde 1998, Bushplanet estuvo sacando partido a la situación legislativa en Austria, que permite ofrecer plantas de cáñamo “con fines decorativos”. Éste fue el inicio de una industria mixta que fue cristalizando durante los años siguientes. Como consecuencia de la creciente demanda, llegó a instalarse un auténtico “vivero de clones”, lo cual dio lugar a que estuviera disponible gran cantidad de material genético de Paradise Seeds, Greenhouse y Advanced Hydroponics junto a las selecciones propias.

Después de que Bushplanet se convirtiera en la primera firma austriaca que recibía un permiso del gobierno para ofrecer plantas de cáñamo, la producción de clones floreció. Esto duró hasta 2003, momento en que la represión gubernamental empezó a aumentar; las intervenciones policiales para poner fin a instalaciones de cultivo eran cada vez más frecuentes, incautándose todas las plantas.

Había otro motivo para que las autoridades austriacas se fijaran específicamente en Bushplanet: el cofundador y cabeza visible de la empresa, Stivi Wolyniec, no estaba en el negocio sólo para hacer dinero con la planta del cáñamo; estaba profundamente involucrado en la causa, y abogaba por la legalización de esta planta ancestral. Hasta el extremo de organizar, entre otras cosas, el “Hemp Fire”, una demostración política que reclamaba una distribución completamente abierta del cannabis. Las manifestaciones tuvieron lugar entre 1998 y 2003, reuniendo cada año una gran masa de personas en el centro de la capital austriaca.

Finalmente, la producción de clones tuvo que detenerse, ya que el acuerdo entre Bushplanet y las autoridades no se prorrogó. El cáñamo ya no siguió estando clasificada como planta decorativa, sino que fue vista como productora de THC una vez madura. Tras ser contemplada como un simple producto agrícola, ahora se criminalizaba, y Stivi fue condenado como infractor de la ley. Según el jurado, era responsable de sacar al mercado grandes cantidades de THC, lo cual le acarreó una sentencia suspendida de 20 meses. Por ello, el enfoque volvió a centrarse en el negocio central, que había crecido sin parar.

En 2006, el equipo de Bushplanet empezó a barajar ideas para reinventar por completo la tienda de cultivo. En realidad, era cualquier cosa menos fácil encontrar un lugar adecuado para este ambicioso proyecto. No obstante, las dificultades acabaron resolviéndose, y tuvieron acceso a más espacio del que habían imaginado.

Aunque quedaban pocas semanas para la feria Cultiva Hennep Beurs, emplearon tanta fuerza de trabajo como fue posible para encontrar un lugar adecuado, y así fue como acabaron trasladándose a un sitio perfecto en las afueras de Viena. En las cercanías del centro comercial más grande de Europa, conocido como el SCS, y bien comunicado por carretera, lo cual posibilitaba el trasiego de vehículos desde todas las direcciones.

La idea se había hecho realidad, pero seguía haciendo falta un socio competente. Tras la presentación del concepto Grow City de Bushplanet en la feria Cultiva, todo se desarrolló con rapidez. La respuesta fue muy buena y había empresas líderes en la industria del cannabis que, de inmediato, estuvieron listas para apoyar como socios el concepto del centro de cultivo más grande de Europa.

Con una superficie de exposición de 1.000 metros cuadrados, y otros 1.000 metros cuadrados de tienda, todos los clientes, desde principiantes hasta profesionales, podrían ser asesorados en cualquier aspecto del proceso de cultivo. Y, todo ello, servido en cinco idiomas europeos como mínimo. Ya pregunten en alemán, inglés, eslovaco, checo o húngaro, los clientes reciben respuestas expertas en su mismo idioma.

El ambiente a gran escala de este centro de cultivo hace que pasear por los espacios de los distintos departamentos sea una fiesta para los sentidos. No sólo puedes ver, preguntar y escuchar, sino que también puedes oler, tocar y probar; además de poder descubrir una gran variedad de sistemas completos de cultivo, los cuales se mantienen en funcionamiento con diversos tipos de plantas en condiciones reales. De esta forma, el cliente puede tener una imagen bastante precisa de cómo se pone en marcha una instalación bien diseñada, y cómo funciona.

El aficionado también se encuentra en el lugar adecuado para hacer preguntas. Los 25 miembros que componen el personal son entusiastas del cannabis; entre todos ellos, suman más de 100 años de experiencia en el cultivo de cannabis. Y cada uno de ellos hace suyo el lema de Bushplanet: “Cultivemos juntos”, lo cual significa que se busca una solución a medida que encaje en cada situación. Para ello, la atención individualizada al cliente es esencial. Así que puedes estar seguro de que estarás en buenas manos. Roman, el responsable de Grow City, ha desarrollado, montado y probado las instalaciones de iluminación de más de 300 clientes de Bushplanet.

Además de este tipo de conocimiento, GROW CITY sirve de plataforma para la presentación de nuevos productos y servicios. Es el caso de los cursos y talleres específicos que se realizan; por ejemplo, sobre cómo trabajar y cortar las plantas para clonar.

El plan para abrir el centro de cultivo más grande de Europa se ha llevado a cabo y, con ello, el deseado sueño de establecer Grow City como un epicentro de la cultura cannábica se ha hecho realidad.

Con el fin de ofrecer un servicio óptimo a todos los clientes de Viena que usan el transporte público, se abrió a mediados de noviembre de 2010 la nueva tienda Bushplanet City Grow. Este local está situado a escasos 500 metros de la oficina central, en un jardín discreto. La discreción es un concepto que, al igual que los clientes, siempre han valorado mucho en Bushplanet. Es algo que aprendieron durante una visita a una de las tiendas. Después de hacer algunas fotos en las cuales aparecía un cliente, éste se acercó a pedirles que volvieran a tirar las fotos sin que pudiera reconocérsele. Inmediatamente, le garantizaron que no aparecería en las fotos.

City Grow ofrece en sus 400 metros cuadrados la selección más extensa de material de cultivo que puede encontrarse en Viena, y las otras tiendas afiliadas también ofrecen la gama completa de productos, así como cualquier tipo de asesoramiento.

Además, Bushplanet resulta muy fácil de encontrar en internet. En www.bushplanet.com, podrás ver todos sus productos sin tener que poner el pie en una de sus tiendas. Y si ya sabes lo que quieres, puedes pedirlo online sin complicaciones. Aunque, en lo más profundo de sus corazones, el equipo de Bushplanet prefiere encontrarse en persona con sus clientes; así, estos pueden beneficiarse al máximo de su gran experiencia y amplios recursos.

Recientes

Sobre Soft Secrets

Acerca de los secretos suaves Soft Secrets es la principal fuente de cultivo, legalización, cultura y entretenimiento de la cannabis para su dedicado y diverso público en todo el mundo. La clave es conectar a las personas mediante información pertinente y actual con el mismo interés que la salud, el estilo de vida y las oportunidades de negocio que ofrece la cultura del cannabis.
¿Necesitas ayuda porque tienes un problema relacionado a las drogas? Conversalo con tus amigos y familia. Busca un médico realmente especializado y amigable. Los grupos de reducción de riesgos y daños también pueden ayudar. También piensa si es el único problema que tienes. O “el problema” viene por otro lado. En caso de intoxicación: no lo dudes, llama al servicio médico.

Deje una respuesta