Plantas rosadas de marihuana

12 Jun 2020

Plantas rosadas de marihuana: breve historia

Los tonos rosados en el cannabis se deben un par de factores. El primero es la genética.
Las plantas de marihuana rosadas son hermosas. En varias regiones colombianas y de México se pueden apreciar esos tonos tan característicos. Tonos que hacen que cualquier cannabicultor las quiera para su jardín. En las variedades rosadas su tono se desarrolla durante la floración. Cuando los pistilos toman esos colores durante su maduración. Diversos factores fisiológicos y agronómicos intervienen en este fenómeno de la naturaleza. El híbrido llamado Hindu Kush se cree que posibilita genéticamente ese color. Aunque no está para nada claro cuál es la descendencia que desencadena esos colores. No está claro en qué parte del mundo el cannabis silvestre creció con esas tonalidades. Aunque todo el mundo señale con el dedo las montañas del Hindu Kush entre Nepal y Afganistán. Varios bancos de semillas ofrecen cruces con esta característica tan peculiar.

Cannabis rosado: Pink Kush

Uno de ellos es el Pink Kush de Barney’s farm. Es un verdadero prodigio cannábico. Un parental de OG Kush aporta ese efecto visual. Que es tan impresionante en estas variedades. Con su característico perfume kush avainillado. Además tiene una potencia ejemplar por su dominancia claramente índica. Pink kush de Barney's farm.

Variedades cannábicas rosadas: U- Pink Kush

Otro clásico de la marihuana rosada es el U- Pink Kush de Dr. Underground. Sus estigmas rosas y magentas la hacen una obra de arte. Gran productora de resina y aroma a Kush. En varios países se pueden encontrar estas variedades. Con el mismo nombre o parecidos. Por ejemplo, en Estados Unidos estos híbridos llegan a tener una dominancia índica más marcada. Y tonos más florales que la de Barney’s. En los dispensarios de América del Norte es una variedad usada por sus efectos medicinales. Mucha de la marihuana rosada es llamada nepalí. Por ejemplo, la Nepali Pink, Nepalese, Nepali OG o la NaPali Pink. Las plantas generan sus colores del pigmento llamado antocianinas. La capacidad de su expresión determina el color de estigmas, cálices y hojas. Pero también la temperatura y manejo de pH. Entre otros factores.