Marty, el ratón preso por usar marihuana

18 Nov 2020

¿Hubo algún ratón preso por usar marihuana? La respuesta es sí. Aunque parezca el argumento de una buena novela o un guión de algún espectáculo humorístico la historia de Marty fue real. Marty fue un ratón que vivió durante los años 70 en California, Estados Unidos. El roedor fue el principal sospechoso de haber robado marihuana en los depósitos de la policía en el condado de Bexar, San Antonio.

La prensa estadounidense se hizo eco. Lo llamaban el ratón “adicto”, “drogado”, “sosegado” pero también “violador” o “colocado” y hasta “viajado al espacio”.

Fue tan famoso que lo bautizaron como El Ratón Marty (Marty Mouse). El delito que cometió fue no solo comer cannabis prensado confiscado. Sino haber anidado en los paquetes que los policías custodiaban.

Los oficiales lo apresaron con mantequilla de maní y una trampa. Pero Marty pudo escapar, aunque no del todo. El profesor Ronald K. Siegel de la Universidad de California, Los Angeles (UCLA) lo llevó a su laboratorio.

De ratón ladrón de marihuana a conejillo de Indias

La policía no se opuso al pedido del psicofarmacólogo del Departamento de Ciencias del Comportamiento de la prestigiosa UCLA. Pero con la condición que Marty volviera a la estación policial en cuanto terminaran los ensayos. Así lo sentenció un juez además. La resolución de la justicia terminó de encender la ira de los defensores de los derechos animales dentro de la universidad.

Un empresario local comenzó a vender remeras y stickers con la leyenda “Free Marty” (Liberen a Marty). Y los periódicos siguieron durante un buen tiempo el caso. En el laboratorio se pudo observar que Marty prefería las semillas a cualquier otra parte de la planta. Su predilección no cambió su estado de ánimo, sentenció Siegel en su libro: Intoxicación: el empuje universal a las sustancias que alteran la mente.

Cuando a Marty le dieron a comer otras partes de la planta con altas dosis de THC su conducta se modificó. Corría menos en uno de sus pasatiempos favoritos: la ruedita. También pasaba más tiempo quieto que antes, retraído, incluso irritable y agresivo.

“Marty usaba marihuana como alimento y como droga”, escribió Siegel en su libro sobre las intoxicaciones de animales con plantas de todo el mundo. El profesor se lamentó porque “tuve que devolverlo a la policía”.

A pesar que fue un ratón de laboratorio ejemplar volvió a la comisaría donde la leyenda cuenta que un policía le preparó una cueva. Quizás, con suerte, el oficial también haya hecho la vista gorda, y haya dejado algo de weed para Marty, el ratón cannábico que siempre vivió injustamente encarcelado.

No es el único ratón que roba marihuana. En Argentina se reportó un caso similiar. Pero en vez de la miguitas que robaba Marty en Estados Unidos, en Argentina faltaron unos cuantos quilos.