Fertilización foliar en el cannabis

06 Mar 2020

Fertilización foliar en la marihuana

La fertilización foliar es la que permite a las hojas del cannabis (y de casi que cualquier otra planta) alimentarse desde las hojas. Es un método muy efectivo. Pero que, como todo en la vida, requiere conocer la técnica. La fertilización foliar es eso, una fertilización, de ninguna manera podrá suplir la carga de nutrientes que le da el sustrato a la planta de cannabis. Es un refuerzo. De hecho, una de las aplicaciones más habituales de la fertilización foliar como suplemento de hierro y zinc que rara vez están incorporados a los sustratos Hay muchos productos que puedes adquirir en tu grow shop de confianza. Y también puedes hacer los tuyos. Aunque es más complicado.

Fertilización: cuidados del cannabis

La fertilización foliar es más un correctivo para diversos tipos de deficiencias que un método de nutrición integral. Ayuda más en situaciones límites como en el estrés, las infecciones de plagas, sequía o enfermedades. No es tanto lo que puede aportar realmente en el crecimiento de una planta que está sana.

Una vez que tienes la solución dispuesta en el aspersor, que sabes que la mezcla es la correcta y no afectará negativamente las plantas, espera que se vaya el sol o espera 20 minutos después que apagas las luces del invernadero para hacer la aspersión.

Recuerda que no es conveniente hacerla en floración por el alto riesgo de generar hongos en la planta.

En esos veinte minutos posteriores a cuando se va la luz, las hojas y también el tallo entran en un período de buena absorción. Usa un tipo de aspersión suave, como si fuera una niebla.

No hay que sobre fertilizar. Verás que con un poco ya es suficiente. Y así te ahorras dinero.

Las deficiencias nutricionales más habituales son corregidas por este método de alimentación en el transcurso de una semana.