Uruguay: Policía contra cultivadores legales

19 Mar 2021

En Uruguay la policía quiere acceder a datos protegidos de cultivadores legales. En Uruguay las cosas no están bien con la regulación de la marihuana. El primero de marzo de 2020 un gobierno de coalición de derechas ganó por u estrecho margen a la izquierda. El Frente Amplio, el partido que integra José “Pepe” Mujica, perdió la elecciones por 30.000 votos.

Entonces, asumieron el gobierno cinco partidos políticos distintos, una alianza electoral que tiene en sus filas a liberales, conservadores, reaccionarios y hasta evangelistas. El ministro del Interior, Jorge Larrañaga, ha encabezado una cruzada contra la regulación del cannabis, sobre todo contra quienes están registrados.

En Uruguay hay más de 60.000 personas registradas en un universo estimado por el Observatorio Uruguayo de Drogas de 260.000 usuarios mensuales de marihuana. En 2014 cuando la regulación en Uruguay recién empezaba a caminar Larrañaga advirtió a los cultivadores “no planten nada” durante la campaña política en la que se candidateó para ser presidente. Se tenía fe para ganar y no ganó.

Pero con su llegada al ministerio del interior el año pasado las cosas han cambiado y está pidiendo los domicilios legales de los clubes de cannabis. Son datos sensibles protegidos por la ley que reguló la marihuana.

Además, varios cultivadores de cannabis solidarios para fines terapéuticos han visto sobre volar drones sobre sus cultivos, señaló en comunicado la Unión de Productores de Aceites y Cremas de Cannabis (UPAC) de UruguayLa semana pasada un cultivador que tenía 8 plantas fue detenido y cumple prisión domiciliaria nocturna.

Con la excusa de que los clubes se prestan para el tráfico, algo de lo que no hay ni una sola evidencia, Larrañaga, un ministro solitario, de pocas palabras toscas y muy limitado para la expresión quiere molestar cultivadores legales por gusto. No parece respetar la ley y con su actitud deslegitima la reforma sobre la marihuana. Es un ministro que se lleva puesta la legalidad de la ley por puro capricho.