Patrocinado

Uruguay y Canadá, pioneros en legislación sobre el uso recreativo e industrial del cannabis

Soft Secrets
15 Nov 2021

Si bien la proyección en el mercado de cannabis se ve limitada por el paulatino proceso de legalización en el mundo, el mercado internacional se encuentra en fuerte crecimiento. En la actualidad, las habilitaciones sobre el cannabis se dividen en dos: el uso recreativo y el medicinal. Las habilitaciones comprenden las distintas etapas de la cadena, desde el cultivo, distribución, posesión, comercialización y consumo.


Sin embargo, diversos países no criminalizan el consumo medicinal, pero tampoco permiten las etapas previas de cultivo y acceso, lo que favorece el comercio internacional de la planta y sus derivados. Canadá y Uruguay son los únicos países que tienen una normativa a nivel nacional que abarca el uso medicinal y recreativo.

Uruguay, activismo y regulación integral

Uruguay, mediante la Ley 19.172, fue pionero en el mundo en regular la producción de cannabis para los dos usos. Mercedes Ponce de León, activista y actual cofundadora de Expocannabis, luchó para que en 2013 Uruguay aprobara la ley para regular la producción y comercialización del cannabis, así como su tenencia con fines medicinales y recreativos.

Hoy, mantiene firme su convicción y asegura que la firma de la despenalización del cannabis en América Latina beneficiaría a las mujeres y a la población trans. Sustenta con datos este argumento frente a la cámara de la cadena internacional Alemana DW durante un reportaje en marzo del 2021. Mercedes Ponce asegura que en América Latina más del 60% de la población carcelaria femenina está detenida por delitos que involucran la droga. Sin embargo,  las mujeres no ocupan casi puestos de liderazgo en las organizaciones criminales y generalmente son utilizadas en puestos desechables como las llamadas “Mulas”; mujeres que transportan de un país a otro, campesinas que trabajan en los cultivos y que representan la primera línea en la represión contra el delito.

Para la activista, realmente hay un problema muy importante de género que se debe trabajar y Uruguay va un paso adelante en esta línea mediante la legislación de la planta para sus diversos usos.

En paralelo, hubo un desarrollo de la investigación académica y científica, clave para el agregado de valor al sector, que cuenta con un potencial en el desarrollo de otros usos, sobre todo el alimenticio. Según el Centro de Información Oficial, si bien aún hay un gran espacio para el desarrollo a nivel local, actualmente el sector genera más de 1.000 empleos directos, que aumentan significativamente en épocas de trasplante y cosecha. Más de 120 empresas se encuentran vinculadas al sector, de las cuales más de 80% son pymes.

El mercado internacional crece a un ritmo acelerado. De acuerdo a lo sucedido en los últimos años, las alianzas e inversiones extranjeras son la vía elegida por las empresas para crecer en base a la adquisición de nichos de mercado ocupados por pequeños productores. Es el caso de plataformas de crowdgrowing o cultivo colectivo como JuicyFields, que conecta a pequeños y medianos productores con gente de todo el mundo dispuesta a financiar sus cultivos a cambio de un jugoso beneficio económico.

Canadá un mercado incipiente, próspero y estratégico    

Canadá prohibió por primera vez el cannabis en 1923. Su uso medicinal se convirtió en legal en 2001. Justin Trudeau, líder del Partido Liberal de Canadá, se comprometió a legalizar el cannabis para uso personal mientras hacía campaña durante las elecciones federales de Canadá de 2015. La intención era eliminar la posesión de cannabis para consumo personal de la Ley de Control de Drogas y Sustancias; sin embargo, se promulgaron nuevas leyes para castigar en mayor medida por el suministro de cannabis a menores y por el impedimento al conducir un vehículo. En avanzada, el Senado de Canadá aprobó en junio de 2018 la legalización del cannabis. Y desde octubre se permitieron la producción y el consumo. Con ello Canadá se convirtió en el primer país del G20 en autorizar el libre consumo y producción de marihuana.

En el 2020 se produjo un crecimiento rápido en el mercado del cannabis legal de Canadá, impulsado en gran medida por un mayor acceso al comercio minorista físico principalmente en Ontario, British, Columbia y Quebec; además de la expansión del comercio electrónico, precios competitivos y la adaptación de los minoristas en un contexto pandémico. Para abril del 2021, las ventas de cannabis en Canadá alcanzaron los CAD 309,7 millones, unos USD 251,7 millones. Esto representa un aumento del 3,8% en comparación con marzo, además de un repunte del 73,6% interanual, según datos de Statistics Canada.

Los esfuerzos de legalización a nivel nacional comenzaron con lentitud, pero el crecimiento de la distribución minorista y la ampliación de las ofertas de productos derivados están ayudando a las empresas canadienses a capturar la cuota de mercado de las ventas ilícitas y cumplir con uno de los objetivos de la regulación del mercado del cannabis.

América se convierte en uno de los territorios con mayor crecimiento en la industria cannabica. El sector está en un momento de desarrollo en los ámbitos de regulación, fusiones, adquisiciones y desarrollo de nuevos productos, que se dan a partir de los cambios en las legislaciones nacionales y que sustentan el crecimiento global del cannabis en el Siglo XXI.

Author: Anyela Velandia 

S
Soft Secrets