Prueba de variedades de cannabis

03 Mar 2020
James Loud, propietario y criador de Loud Seeds, tenía un conjunto de variedades nuevas que quería probar empleando a un grupo de expertos que conocía. Habíamos hablado sobre los estilos de cata que se dan en distintos certámenes, y decidimos que, a diferencia de lo habitual al juzgar las variedades de cannabis, no incluiríamos la 'calidad del cogollo' ni el olor, porque estábamos interesados principalmente en los efectos, de modo que sabor y el olor eran secundarios. Para asegurar que los probadores no fueran influenciados por estos factores, Loud preparó veinte canutos; uno de cada variedad.
Prueba-de-variedades-de-cannabis
Nick, de Garden House Farms, proporcionando apoyo herbal a Milos.
Explicamos el método de cata: cada canuto daría una vuelta solamente. La idea no era ver cuántas caladas habría que dar para alcanzar un cierto estado de embriaguez, sino valorar el efecto tras una vuelta. Pensamos que esto también aumentaría el umbral de tolerancia, pasado el cual todo se mezcla en una espiral caleidoscópica de oleadas de cannabinoides y terpenos que rompen en la orilla de nuestra consciencia. Al poco de comenzar las pruebas, me di cuenta de que nuestra teoría necesitaba algunos ajustes, pero ya era demasiado tarde en esta ocasión. ¿El motivo? La persona que dio la primera calada recibió la mezcla completa de cannabinoides y terpenos que había producido la naturaleza, y que James había secado y curado. La siguiente persona, no tanto. La calada de la tercera persona ya difería sustancialmente respecto a la primera. La solución, no aplicable ya en esta prueba, consiste en utilizar pipas de una sola calada. Así, cada persona da una calada equivalente. Probamos las veinte variedades. La competición es dura y requiere implicarse. Estas variedades no competían únicamente entre ellas durante la prueba, sino también con el entorno cannábico de la bahía de San Francisco.
cannabis
James manicurando a mano un cogollo antes de picarlo para liar los canutos.

¿Los resultados?

  1. Todo el mundo se lo pasó en grande.
  2. Resulta difícil juzgar veinte variedades en dos horas y media; Siete minutos y medio por variedad. Me pregunto si una variedad concreta obtendría la misma puntuación si se probara dos veces, al principio y al final.
  3. El curado afecta a la prueba. Había canutos que tenían un sabor muy terroso. Sospecho que se debía a la acción bacteriana durante el proceso de curado, en el cual una humedad altao excesiva permitió que se desarrollaran los microorganismos.
  4. No hubo un variedad ganadora en concreto. La mayoría de los comentarios eran sobre las cualidades específicas de cada variedad.
  5. Mi favorita fue White Tahoe Cookies.
  6. Las dos favoritas de James fueron OG Kush Story y Zkittlez.
  7. La muestra más sorprendente que se probó fue Green Crack, que está considerada como una variedad de primera en la mayoría de los círculos. Destacó sobre las demás, y tres de las diez personas pensaban que era la mejor.
cannabis
Bolsa oficial del material para el evento, con dos de los canutos preparados por James a la espera de ser destruidos parcialmente.
Más artículos sobre catas en Soft Secrets Clubes cannábicos: Uruguay apuesta a los tours y catas para extranjeros Cata de cannabis en Asia (1º parte) Cata de campeonas