Killer Kush Auto

Soft Secrets
27 Mar 2016

En Sweet Seeds siempre buscamos enriquecer nuestra colección genética con lo mejor de la cosecha. Esta vez cogimos nuestro excepcional esqueje de OG Kush, de floración dependiente del fotoperíodo, y lo convertimos en una de las plantas autoflorecientes más dulces, resinosas, productivas y aromáticas de todos los tiempos. Esta belleza fue lanzada muy recientemente (llegó al mercado a finales de junio de 2015) pero ya ha pasado tiempo suficiente para que la haya podido probar en mi armario de 60x60x120 centímetros, iluminado con una lámpara de alta presión de sodio de 400w. Tommy G., Sweet Seeds


En Sweet Seeds siempre buscamos enriquecer nuestra colección genética con lo mejor de la cosecha. Esta vez cogimos nuestro excepcional esqueje de OG Kush, de floración dependiente del fotoperíodo, y lo convertimos en una de las plantas autoflorecientes más dulces, resinosas, productivas y aromáticas de todos los tiempos. Esta belleza fue lanzada muy recientemente (llegó al mercado a finales de junio de 2015) pero ya ha pasado tiempo suficiente para que la haya podido probar en mi armario de 60x60x120 centímetros, iluminado con una lámpara de alta presión de sodio de 400w. Tommy G., Sweet Seeds

En Sweet Seeds siempre buscamos enriquecer nuestra colección genética con lo mejor de la cosecha. Esta vez cogimos nuestro excepcional esqueje de OG Kush, de floración dependiente del fotoperíodo, y lo convertimos en una de las plantas autoflorecientes más dulces, resinosas, productivas y aromáticas de todos los tiempos. Esta belleza fue lanzada muy recientemente (llegó al mercado a finales de junio de 2015) pero ya ha pasado tiempo suficiente para que la haya podido probar en mi armario de 60x60x120 centímetros, iluminado con una lámpara de alta presión de sodio de 400w.

Tras llevar cinco años cultivando variedades autoflorecientes, se estaba convirtiendo en un placer para mí ver todas las mejoras que había logrado el departamento de I+D de Sweet Seeds gracias a la continua evolución genética realizada en la colección. Cuando probé por primera vez las segundas y terceras generaciones, ya tuve claro que cerca del 99% de los rasgos de las plantas venían del parental dependiente del fotoperiodo y sólo el 1% provenía del lado autofloreciente, precisamente el gen que determina la característica de hacerlas florecer independientemente del fotoperiodo.

Cuando saltas desde esos modernos híbridos autoflorecientes de segunda o tercera generación a una cuarta generación, basada en un esmerado trabajo de selección y crianza, siempre a la búsqueda de las mejores líneas genéticas de la generación previa para hibridarlas con los clones de élite. Ya no cabe duda de que estás germinando las semillas del éxito. La variedad autofloreciente de cuarta generación Killer Kush Auto (Sweet Seeds variety SWS56) no podría sorprenderme más de lo que esperaba, ¿o sí podía?.

Esta vez decidí poner cuatro plantas, cada una de ellas en una maceta de 18 litros con sustrato BioBizz Allmix. Este tipo de tierra es más adecuado para la fase de floración, mi solución es llenar las macetas con Allmix hasta cierto punto y desde allí hasta el borde del tiesto pongo una capa de 8 cm de Allmix mezclado con 15% perlita y 15% vermiculita. Así se reduce la cantidad de nutrientes presentes en la tierra de la que se alimentan las plantas en las primeras semanas.

Como puede que hayáis notado, esto sólo sirve cuando siembras las plantas directamente en la maceta definitiva. Hay quien prefiere empezar con macetas pequeñas y replantarlas en las macetas finales cuando tienen unos veinte días de vida. Seguramente ese sistema sea lo mejor, pero como incrementa el riesgo de cometer errores que pudieran dar problemas a las plantas decidí recientemente que iba a empezar aplantar directamente en la maceta definitiva. Si las empiezas en la maceta definitiva sólo tienes que prestar atención a una potencial fuente de problemas, que es la multitud de formas inadecuadas en que puedes regar las plantas.

Es importante tener en mente que es muy simple evitar la mayoría de los problemas que derivan de un riego incorrecto. Sólo tienes que asegurarte de no regarlas mientras la tierra este todavía húmeda o mojada. Especialmente cuando haya pasado la primera fase de crecimiento (los primeros 10-15 días de vida), puedes y debes dejar que la tierra parezca completamente seca antes de regar las plantas. Regarlas mientras la tierra todavía esta mojada es el origen de muchos problemas, la tierra tarda mucho en secarse y los ciclos “húmedo-seco-húmedo” ocurren con menor frecuencia, provocando que las plantas crezcan más lentamente. Y las plantas autoflorecientes no suelen esperar. Cuando pasan entre 20 y 25 días desde la germinación empiezan a florecer, incluso aunque su tamaño y estructura no sean como el cultivador desearía.

Si la planta nació hace sólo cinco días no le des más de 100 ml de agua de vez. Cuando tenga diez días, 200 ml y cuando tenga quince, 300 ml. A partir de ahí deberías ser capaz de entender lo que la planta te pide. Desde el momento en que estés seguro de que la planta ha desarrollado raíces que llegan hasta el fondo de la maceta, debes regar siempre la planta hasta que veas agua saliendo de los agujeros de drenaje. Si controlas esto y les das suficiente luz, renuevas el aire y te ocupas de que una brisa sople sobre sus hojas la mayor parte del tiempo, tienes todo lo que hace falta para tener éxito. Al elegir una variedad de esta cuarta generación de autoflorecientes sólo aumentas aún más tus probabilidades de triunfar.

Mis cuatro semillas de Killer Kush Auto germinaron entre 24 y 48 horas después de que las pusiera entre unas hojas de papel de cocina mojado, dentro de una caja de plástico herméticamente sellada. A continuación se colocaron con cuidado en el sustrato a un centímetro de profundidad y se cubrieron. Asomaron a la superficie 24 horas después y después se cayeron las cubiertas de la semilla y aparecieron los cotiledones. Desde ese mismo momento mostraron un sorprendente vigor híbrido y un color verde oscuro que a veces casi parecía a punto de convertirse en un síntoma de sobrefertilización (a causa de un sustrato muy rico). Pero pudieron manejarse como campeonas y pronto tuvieron un tamaño y una estructura radicular suficientemente desarrollada como para soportar todos los nutrientes presentes en la tierra, sin mostrar ningún síntoma de sobrefertilización.

Alrededor del día 20 las plantas habían brotado su cuarto par de ramas y tenían unos 25 cm. de altura. Un tallo central fuerte, distancia internodal corta y ramas laterales muy firmes. En este punto seguí dándoles sólo agua y nada de fertilizantes líquidos. Todavía podían encontrar todo lo que necesitaban en la tierra. Para el día 25 todas las plantas empezaron a mostrar estigmas y unos cinco días más tarde empezaron a amontonarse en lo que podríamos llamar el principio de las formaciones florales. Entre el día 30 y el día 35 empecé a añadir Topmax de Biobizz. Aunque la tierra sea rica en nutrientes, siempre es una buena idea usar un estimulador de floración, ya que no contribuirá a una sobrefertilización, aunque es recomendable usar dosis más bajas de lo indicado en la etiqueta.

A los 38 días de germinar les di su primera dosis de fertilizante de floración. Era BioBloom, pero sólo a mitad de la dosis recomendada por BioBizz, pues me parecía que la tierra todavía tenía nutrientes disponibles, pero también porque sabía que sólo faltaban 20 días para la cosecha. Las plantas siguieron estirándose hasta el día 42, doblando el tamaño inicial que tenían al comenzar la floración. Normalmente crecen un poco más altas, pero yo tengo un espacio muy limitado en mi armario de cultivo y siempre intento mantener la lámpara HPS lo más cerca posible de las plantas. Esto lleva a que las plantas se centren más en el desarrollo de las ramas laterales, en lugar de estirar el cogollo principal en busca de más luz. Cuando tienen toda la luz que quieren no se estiran tanto en busca de más y la energía puede emplearse en otras partes de la planta. Killer Kush Auto desarrolla tallos fuertes, capaces de soportar las pesadas flores producidas por esta deliciosa variedad autofloreciente de la colección genética de Sweet Seeds.

A los 45 días de germinar recibieron su segunda y última dosis de nutrientes de floración en forma líquida. No quiero llevar a error a nadie, cada cultivo tiene sus particularidades, aunque uses los mismos productos de los que yo estoy hablando, tus plantas pueden comportarse de forma diferente. Si ves que las hojas empiezan a amarillear antes de lo que yo he dicho, deberías darles el fertilizante líquido también antes. Tal vez necesites abonarlas más de dos veces durante todo el ciclo de vida. Pero para mí, con una mezcla de tierra rica, fue suficiente con fertilizarlas dos veces.

Las flores de Killer Kush Auto ya estaban completamente formadas en cogollos muy compactos de un sorprendente tamaño y bellas formas y colores. Esta línea Índica dominante produce flores grandes y aromáticas, completamente cubiertas por una gruesa capa de tricomas. Los fabulosos aromas ya están presentes y puedes sentirlos en todo su esplendor simplemente frotando tus dedos en las flores para romper algunos tricomas y liberar los terpenos. El aroma es dulce, cítrico y ácido, con tonos exóticos que recuerdan los olores de la familia Chemdawg - Diesel.

Los primeros tricomas de color ámbar aparecieron el día 54. Hubiera sido posible cosecharlas entonces pero, personalmente, prefiero esperar y cortarlas un poco más tarde del momento ideal para conseguir un efecto más relajado. Coseché el día 58 cuando alrededor del 15% de los tricomas tenían color ámbar, el 75% color lechoso y el 10% todavía eran transparentes, pero con un tono dorado. El efecto es muy fuerte y terapéutico. Se siente a nivel corporal inmediatamente después de fumar o vaporizar las flores resinosas. Las sensaciones de relajación mental llegan pocos minutos después y suelen durar de dos a tres horas. Con Killer Kush Auto tendrás una planta autofloreciente que calmará tu mente y te mantendrá por delante de la curva de tolerancia.

Cuando se cultiva en un espacio tan pequeño es mejor evaluar la producción final basándose en los gramos por metro cuadrado. Estas plantas se cultivaron en un área de 0,36 m2 y produjeron 214 gr., que equivale a 594 gr./m2. En mi opinión, lo más impresionante de esta variedad son los increíbles aromas que producen todas las plantas, tan agradables y dulces. Posiblemente la mejor variedad autofloreciente del mercado, con los estándares de calidad de Sweet Seeds, en una versión autofloreciente de cuarta generación. Un gran regalo para los amantes de las dulces Kush y sus amigos.

S
Soft Secrets